placeholder
Ivanna Zauzich / Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Héctor Fajardo: ‘el Estado debe ser el primero en dar ejemplo sobre ahorro’

Según la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS), el 49,5% de los créditos otorgados por las cooperativas se destinó al consumo. El Presidente de la Unión de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Sur (Ucacsur), que agremia 21 cooperativas y unos 700 000 socios de las provincias de Azuay, Cañar, Loja, Zamora Chinchipe, Morona Santiago y El Oro, indica que las cooperativas no son actores claves en el sobreendeudamiento, pero sí se deben tomar medidas para educar al consumidor y parar este comportamiento.

¿La Ucacsur ha notado un sobreendeudamiento entre sus socios?

No. Creo que ese fenómeno de deudas se evidencia en las zonas urbanas, donde la dinámica de vida es acelerada y el uso de tarjetas de crédito se concentra. En Ucacsur, el 40% de los socios vive en áreas rurales y paga sus obligaciones a tiempo. El 60% restante, aunque pertenece a la urbe, no es común que tenga una tarjeta de crédito.

¿Cómo destinan los créditos que otorgan las 21 cooperativas agremiadas en Ucacsur?

El 60% de créditos se destina para impulsar emprendimientos, también priorizamos los préstamos hipotecarios o para la construcción. En esos casos, hacemos seguimiento y estamos seguros que el dinero se utiliza en esos fines. También otorgamos créditos para pagar emergencias de salud, deudas o cubrir otras necesidades. Quizá un 2% se usa para adquirir línea blanca, televisores...

Cuando un cliente accede a un microcrédito para pagar una emergencia médica o deudas, ¿están seguros que destina el dinero a ese fin?

No. Es muy difícil dar seguimiento a los microcréditos. Nosotros partimos de la confianza y del conocimiento que tenemos del cliente. En el proceso para otorgar un crédito visitamos su hogar, para ver cómo vive, etc. De esta forma sabemos que tiene ingresos para pagar. Es posible que destine el dinero para otro propósito, pero lo importante es que pague.

¿Han identificado retrasos en los pagos en algunos meses del año?

Claro. Enero y febrero son dos meses difíciles para la recuperación de cartera, porque las festividades de diciembre dejan ilíquidas a las familias. No obstante, en años anteriores, abril era un mes donde los clientes pagaban. Este año es diferente, ya que estamos en junio y aún no se recupera el dinero.

¿Entonces sí hay síntomas de sobreendeudamiento en las cooperativas?

No lo llevemos al extremo. Ha sido un año difícil y falta recuperar parte de la cartera, pero solo es cuestión de trabajar en ello.

De los 700 000 socios que tienen, ¿cuántos dependen del dinero de las remesas?

El 13% de nuestros asociados recibe remesas. En Azuay, el 90% de los migrantes está en EE.UU., que no ha sufrido un golpe tan duro como el que vive España, por ejemplo. Sin embargo, el 13% es un número bajo y no indica que estemos padeciendo, de forma colateral, la crisis de esos países.

Desde el 2000 su sector ha crecido. ¿Han identificado una suerte de canibalismo entre las cooperativas que favorece el endeudamiento?

Sí. Cuando se concentran las cooperativas, sobre todo en el área urbana, compiten entre ellas. Esto las lleva a flexibilizar intereses para captar más clientes.

¿Es mala esa estrategia?

No. Sin embargo, el problema es cuando ofrecen a los clientes sumas de dinero para que paguen las deudas de otras entidades y se queden con una sola. Esto es bueno por comodidad del cliente, pero al quedar limpio en su historial podría seguir accediendo a nuevos préstamos e incrementando sus deudas.

¿Cómo puede solucionarse?

La única forma es educar al consumidor. Debe entender que acceder a un crédito no es un derecho, sino un privilegio. Es importante que las personas entiendan la importancia de tener reservas y que destinen al menos el 30% de sus ingresos para el ahorro. Solo así, en casos de emergencia, no tendrán que endeudarse, porque tienen un colchón financiero.

¿Quién debe educar al consumidor?

Es un trabajo conjunto. El Estado es el primer ejemplo y debe enseñar que en épocas de liquidez es clave guardar para futuras emergencias. También, las entidades financieras debemos concienciar a los clientes para que accedan a productos de ahorro a plazos y tengan una reserva. Otro frente que debe cubrirse es la familia. Los padres deben enseñar a sus hijos que guarden su dinero en vez de gastarlo. Desde estos tres frentes se puede impulsar una cultura hacia el ahorro en el país.

Hay cooperativas que otorgan tarjetas de crédito en el país. ¿Cómo eso afecta el tema del sobreendeudamiento?

Con la nueva Ley de Economía Popular y Solidaria, las cooperativas pueden entregar estas herramientas de crédito. No es el caso de Ucacsur, pero sí es una estrategia permitida. No creo que el daño sea el dinero plástico en sí, sino la entrega del mismo sin corroborar historial crediticio y la falta de educación del consumidor. El sobreendeudamiento es un fenómeno que debe pararse, pero no con castigo o eliminando las tarjetas. Se debe educar al consumidor para que tome mejores decisiones sobre sus ingresos.

ACERCA DE HÉCTOR FAJARDO

Su formación está dirigida a las finanzas y contabilidad

Los estudios. Es ingeniero comercial desde 1994 y contador público desde 1999. Estudió en la Universidad de Cuenca.
La experiencia. Desde 1995 gerencia la cooperativa de la compañía ERCO.
En Ucacsur. Desde el 2001 es presidente de este gremio de cooperativas del Austro.