Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Dos hermanas llevan los negocios en al piel

Son jóvenes. Hermanas. Atractivas. Y no le tienen miedo al emprendimiento. Estos son los pilares para sostener su negocio dedicado a la belleza: Therapiel. Andrea y Adriana Martínez decidieron endeudarse este año para sacar adelante su proyecto.

USD 35 000 en inversión sirvieron para levantar la idea. Y los resultados positivos han sido inmediatos, USD 7 000 mensuales en facturación.

Therapiel es un centro de estética que ofrece tratamientos corporales, faciales, renovación de la piel, con máquinas de última tecnología, sin necesidad de llegar a técnicas invasivas, con cirugía o con inyecciones dolorosas. Ellas dicen que eso es lo que les diferencia de decenas de otros centros de estética en el país.

Paula Chiriboga, una de sus clientes, resalta que lo que le motiva a ir a este centro es la atención personalizada y el seguimiento que hacen a cada una de las personas. "Los beneficios se observan inmediatamente, no son métodos invasivos. Eso me gusta. Y, además, te tratan como una familia".

Para llegar a este nivel de excelencia, Andrea tuvo que luchar contra todo para hacer lo que más le gustaba. Pese a que ganó un Concurso Nacional de Economía, cuando cursaba sus estudios secundarios en el colegio Martín Cereré, y pese a que era buena estudiante universitaria de Leyes, abandonó todo por cumplir su sueño.

Empezó a ahorrar parte de los ingresos que recibía por su trabajo a medio tiempo en American Airlines, recibiendo los vuelos en la noche. Con el dinero acumulado viajó a EE.UU. a estudiar estética, en Miami, en una escuela llamada Beauty School of America. "Ahí fue la experiencia más linda del mundo".

Para costear los gastos en ese país, trabajaba en una tienda de ropa para hacer ejercicios, de lunes a viernes hasta las 23:00, viernes y sábado hasta las 01:00. Andrea, entonces, tenía solo 20 años.

Al culminar sus estudios regresó al país y enseguida obtuvo trabajo de reemplazo en el concurso Reina de Quito, maquillando. Después entró al Miss Ecuador y allí empezó a hacer contactos para todo lo concerniente a maquillaje, especialmente para publicidad y novias.

Posteriormente, viajó a Sao Paulo, Brasil, para especializarse. Estudió un año estética avanzada, con todas las nuevas tendencias que han salido al mercado para aprender a usar bien los equipos.

¿Por qué se considera de las mejores en el ramo? "Número uno, que me considero una persona que realmente estudió desde pequeña esto, que sé mucho, y que siempre voy a estar atendiendo yo. Aparte que hice la inversión en máquinas buenas, costosas, pero aparte de eso, es que siempre voy a estar yo y mi hermana, mi socia, que estudió lo mismo. Entonces siempre vamos a estar nosotras encargadas del cliente al 100%.".