Edna Gallego es la gerenta de la pyme Aprolan. La firma está ubicada en Guaranda y se encarga de la producción de la bebida h21, de horchata. Fotos: Glenda Giacometti / LÍDERES
Modesto Moreta Redacción Sierra Centro / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La horchata se industrializa en Guaranda

La horchata, una bebida tradicional, ahora se saborea a cualquier hora. La firma guarandeña Aprolan Cía. Ltda., puso en el mercado su marca h21. Es un refresco sin colorantes y está elaborado con 21 variedades de yerbas y flores medicinales, cultivadas orgánicamente.

Esta industria usó como estrategia la recuperación de la receta ancestral de la comunidad campesina de Chuquiribamba (Loja), para industrializarla en envases de 250 y 380 mililitros. Esta bebida se comercializa en el sur de Quito (80%) y en los mercados de Loja y Guaranda.

La iniciativa arrancó en el 2012 como un proyecto familiar. Uno de los pasos iniciales fue adaptar una parte de la maquinaria de una industria de lácteos a la elaboración de horchata, bebida que mantiene el sabor y la receta original recogida a través de una investigación a las personas de la tercera edad de Loja.

"Luego de la fallida industria láctea que se montó en el 2005 y que nunca funcionó por fallas en la maquinaria, se decidió adaptarla para producir h21. Luego se trabajó en la obtención del Registro Sanitario, el nombre y la marca", dice Edna Gallego, gerenta de Aprolan.

El refresco entró en el mercado en octubre del año pasado. La inversión fue de USD 100 000. Los recursos se destinaron a nueva maquinaria, estudios de mercado, marketing, imagen, materia prima, registro sanitario, envases. Se inscribió la marca en el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI).

A esto se suma el uso de la nave industrial que se edificó en el 2005, a un costo de USD 180 000. Hoy, los activos de la empresa suman unos USD 280 000.

El mercado principal al que apunta la bebida está en los jóvenes. Otras presentaciones son para adultos, con bajas calorías, y para los niños con edulcorante, con base en las normas establecidas por el Ministerio de Salud Pública.

Gallego explica que tres factores motivaron su negocio: recuperar la tradición de una bebida noble y buena para la salud; aprovechar la situación económica que vive el país y el apoyo a la producción nacional; y de la responsabilidad social.

A medida que crezca el consumo, la adquisición de la materia prima subirá. Eso mejorará la economía de las familias de Chuquiribamba, dedicados a la producción de yerbas para la horchata. Eso evitará que cambien de cultivo y se mantenga esta práctica. Al momento, Aprolan adquiere 60 kg al mes. "Uno de los aspectos que han permitido impulsar el crecimiento de la empresa es la decisión estatal de restringir la importación de estos productos", manifiesta Gallego.

En noviembre del 2013, la comercialización alcanzó los 2 000 envases y hoy supera las 8 500 unidades. Eso incluye las promociones y degustaciones. El ingreso actual es de USD 4 500 al mes. Entre las principales firmas de comercialización de h21 es la cadena Fybeca.

Uno de los distribuidores es Equadis S.A de Quito. David Alegría, jefe de ventas, explica que el producto lo conocieron en octubre del año pasado. Llamó su atención al ser una bebida innovadora y natural. Sus ventas están en Quito.

Marco Peñarrieta, jefe de Producción de h21, explica que parte de la maquinaria que se usa en el procesamiento de esta nueva bebida es semiautomática. Lo equipos son de industria nacional, además de China, EE.UU. y Alemania.

La desinfección de los envases plásticos se hace con agua con ozono y la fábrica se esteriliza con el mismo proceso. El agua que se utiliza es purificada y entra a la cocción con las yerbas.

El producto en cifras

La comercialización.  En el primer mes (octubre), las ventas fueron de 300 envases y en la actualidad llegan a 900.

La meta del 2014.  El objetivo de la firma es colocar hasta junio, 25 000 unidades.

La promoción.  La firma participa en las ferias de la Economía Popular y Solidaria.