placeholder

Las ideas surgen en ambiente, mecatrónica, comunicaión...

En las instalaciones de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE) el ritmo diario es intenso. En el edificio de la calle Rumipamba, en el norte de Quito, los pasillos resultan en momentos estrechos mientras los alumnos y los profesores caminan al inicio de la jornada y durante los cambios de horas.

En el campus de la av. Occidental (norte), el ambiente es más tranquilo, pero al recorrer sus edificios se advierte un ritmo de trabajo con energía. Entre los alumnos que estudian allí, existe interés por aprender y por emprender.

Así lo demuestra Adrián Granja, estudiante de Ingeniería Mecatrónica, cuando habla de sus ideas. Una de las más recientes es una suerte de sistema para detectar tumores. En una caja de herramientas lleva un cráneo de plástico con el que explica los alcances y avances de su proyecto. "La mecatrónica es una mezcla de ingenierías, lo que nos permite hacer cualquier automatización para diferentes industrias. Eso muestra que es una carrera con futuro y que existe un campo ­ laboral muy grande para crecer".

El tema ambiental es otra de las áreas a las que apuntan los alumnos del establecimiento. Yuliana Aguayo y Darío Morán, están conscientes de que los estudios ambientales constituyen una oportunidad para emprender.

Aguayo cuenta que con sus compañeros trabaja en un programa de aprovechamiento de aguas grises de hogares y casas en construcción. Este proyecto tiene reconocimientos en Guatemala y Perú. Por eso, esta joven está segura de que existe un buen futuro profesional. Aguayo y Morán añaden que el apoyo de los profesores es crucial para salir adelante con sus ideas y planes.

Una opinión similar la tienen Leonardo Guerra y Adriana Asanza, de las facultades de Arquitectura y Ciencias Sociales. Para ellos, la posibilidad de emprender desde las aulas permite ampliar los conocimientos y saber cómo está el mercado. Guerra ya tuvo un emprendimiento vinculado con la arquitectura con sus compañeros de aula. "Funcionó un tiempo, pero tuvimos que cerrarlo por los distintos intereses de cada uno".

Asanza cuenta que ha organizado eventos para saber qué hacer en el mundo real. "En las aulas competimos entre nosotros con ideas y proyectos".

Las autoridades están conscientes de las necesidades de los jóvenes que quieren emprender. Lourdes Armendáriz, vicerrectora académica, sostiene que en las aulas se privilegia lo académico, pero sin perder de vista las experiencias para enfrentar retos y saber desenvolverse en el mundo profesional y empresarial.

Armendáriz explica que la UTE concibe al estudiante como un líder, un generador de ideas. "Hoy, el mundo necesita emprendedores, jóvenes que no se queden conformes con lo que recibe en clases, sino que genere ideas".

65 proyectos de investigación se registraron el año pasado en la universidad