En la planta de General Motors, ubicada en Carcelén industrial, los trabajadores ensamblan vehículos Aveo, Grand Vitara, Sail (foto), Grand Vitara SZ y las camionetas D-Max. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

En la planta de General Motors, ubicada en Carcelén industrial, los trabajadores ensamblan vehículos Aveo, Grand Vitara, Sail (foto), Grand Vitara SZ y las camionetas D-Max. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

Valeria Heredia
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 13
No 0

La industria automotriz activa planes 

27 de junio de 2016 11:03

La industria automotriz nacional ha sido una de las afectadas por la situación económica del país. Las bajas en la producción y la caída de ventas visibilizan esta realidad. ¿Cuál es la alternativa de las ensambladoras y autopartistas? Mantener la producción y diversificar sus productos en medio de un escenario marcado por la incertidumbre de la economía ecuatoriana, según expertos y voceros del sector.

Entre los años 2010 y 2012, la industria automotriz registró un incremento importante en su producción. Se ensamblaron un promedio de 80 000 vehículos, cada año. David Molina, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae), explica que en esos años se alcanzaron niveles positivos de producción. “Esto ocurrió antes de que el Gobierno instalara los cupos para las importaciones. Y desde 2013, la producción de vehículos ensamblados cayó”.

Según datos proporcionados por la entidad, en 2013, la producción bajó a 66 099 vehículos.
Un año después la cifra se redujo a 62 689. Y en 2015, la industria vivió los niveles más bajos de producción, con 48 926 automotores ensamblados en el país. Es decir, hubo una caída del 20% de la producción. En los primeros meses de 2016, la producción no mejora.

Para Molina, la caída del 2015 se dio por problemas de oferta generado por los cupos a las importaciones que impuso el Gobierno. Mientras que este año, el problema radica en la demanda, ya que “la gente no está comprando vehículos, porque no tiene certezas de cuál va a ser el comportamiento de la economía”.

La disminución de la producción de vehículos no solo se refleja en las ventas bajas sino que hay una afectación en la cadena de producción nacional. El motivo: los autopartistas que entregan sus productos a las ensambladoras reciben menos pedidos por la falta de producción. Lo que ha ocasionado, en algunos casos, recortes de personal y otras medidas.

Martín Dassun, gerente general de Elasto, empresa que se encarga de la elaboración de asientos para vehículos y motos, explica que la demanda está baja por el “poco apetito” que tiene el comprador de sacar un crédito. La producción bajó y los pedidos diarios pasaron de 240 a 100.

Esto hizo que se desvincule de la nómina a 48 personas de un total de 140. Es decir, un 20%.

Ante esta realidad, la empresa le apostará a la diversificación de productos. Dassun señala que están por sacar una línea de almohadas y asientos para otro tipo de escenarios. “Tenemos la tecnología y el material necesario para desarrollar este tipo de productos. Así podremos contratar más personal y asegurar plazas de trabajo”.

Esta es una de las alternativas que están realizando las empresas para no tener pérdidas mayores, según puntualizó Molina.

Las proyecciones para el resto del año son alentadoras, según las empresas ensambladoras de carros y los autopartistas por la reducción del impuesto a los consumos especiales (ICE).

El Gobierno disminuyó cinco puntos porcentuales de este tributo. La medida se contempla en la Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, aprobada en la Asamblea Nacional, en abril pasado. En la normativa se explica que los vehículos ensamblados en Ecuador y en el extranjero, que se encontraban físicamente en el país al 25 de abril de 2016 se acogerán a esta disminución. Son automotores que no superen los USD 30 000.

General Motors
, que tiene 40 años en el mercado de las ensambladoras, indica que esta es una oportunidad para que la industria despegue. No se alcanzarán los niveles de años anteriores pero se logrará solventar la producción. “Esto incentiva a incrementar la demanda y mejorar el volumen de ventas”, asegura la empresa mediante un correo electrónico.

Además, la compañía sostiene que pese a que la economía global y del país atraviesa situaciones complejas, General Motors trabaja con el objetivo de “mantener un portafolio de productos amplio y de largo plazo” se señaló.

En esta empresa también se amplió su producción para llegar a nuevos segmentos. En abril pasado salió una línea nueva de bicicletas (Chevrolet Bike). Se lo hizo con el objetivo de complementar la movilidad de sus clientes y acceder a nuevos nichos de mercado. Los precios van a partir de USD 599 en adelante. Todo depende del modelo de este medio de transporte sustentable.