placeholder
EFE
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La 'industria del souvenir' amenaza a los artesanos

Amenazado por la industria del 'souvenir' de objetos y la pérdida de tradiciones, el arte popular mexicano se aferra a la existencia gracias a instituciones y artesanos que practican e incluso viven de esta actividad.

Walther Boelsterly, director del Museo de Arte Popular (MAP), dijo a la agencia EFE que el recinto fue fundado hace siete años, con el objetivo de reconocer la diversidad de oficios en México y sacar a los artesanos del anonimato.

"Al arte popular en México lo conocemos como un anónimo. Estamos tratando de recuperar a estas familias, a estos autores que llevan años trabajando sobre ciertos oficios y a los que nadie toma en cuenta como personas", señaló.

Entre los factores que han llevado a este tipo de expresión artística a perder espacios está la industria del 'souvenir', pues los turistas suelen comprar objetos hechos en serie que les recuerdan su visita a algún sitio del país.

"Me parece maravilloso que se haga, pero no por eso se tiene que olvidar que detrás de las artesanías tradicionales hay una serie de objetos, de oficios, y una economía que depende de ellos", comentó el director del MAP.

Como parte de sus actividades, el 4 de diciembre de 2013 el museo entregó los primeros Premios MAP, creados con la intención de alentar y ayudar a los artesanos mexicanos. Fueron galardonados cuatro artistas de larga tradición a quienes les fueron otorgados premios de unos 50 000 pesos (USD 3 950).

Uno de los premiados, Adalberto Álvarez, se dedica desde hace 35 años a la cartonería, el arte de hacer figuras con papel, cartón y engrudo. "Mi vicio es estar en mi mesa de trabajo; soy feliz ahí".

En la casa-museo del maestro cartonero en el municipio de Chalco, central Estado de México, se pueden observar desde sillas, mesas y lámparas, hasta dragones, calaveras y figuras humanas hechas exclusivamente con esos materiales.

Gracias a sus artesanías, Álvarez ha sido invitado a diversos países para exponer sus obras. En el 2004 incluso dio un curso en Washington, para los alumnos de una universidad de la capital estadounidense. "Esto del premio fue una sorpresa. Para mí, disfrutar de la vida haciendo lo que te gusta no tiene precio; y yo soy rico en experiencias y anécdotas".

Otro de los factores que han puesto en riesgo al arte popular mexicano es que la tradición se va perdiendo con el paso de las generaciones en familias que históricamente trabajan algún tipo de artesanía. "La capital mexicana cuenta con una gran tradición artesanal", resaltó Boelsterly.