placeholder
Mariuxi Villacrés es invitada frecuente a charlas de emprendimiento en el país y también las dicta desde la plataforma del proyecto Espiral, dirigido a jóvenes creativos. Fotos: Enrique Pesantes / LÍDERES y  archivo particular

Mariuxi Villacrés es invitada frecuente a charlas de emprendimiento en el país y también las dicta desde la plataforma del proyecto Espiral, dirigido a jóvenes creativos. Fotos: Enrique Pesantes / LÍDERES y archivo particular

Washington Paspuel
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Innovar y enseñar son las tareas de la guayaquileña Mariuxi Villacrés

4 de enero de 2017 11:27

Desde la secundaria sintió que lo suyo era lo social. En el colegio Nuevo Mundo de Guayaquil, donde se graduó, ya participaba en todo tipo de actividades de voluntariado.

Mariuxi Villacrés, guayaquileña de 39 años, es la cofundadora de Coinnovar, una empresa que desarrolla ecosistemas de emprendimiento e innovación. Ella se emociona al hablar de su paso por el colegio y la universidad. Durante sus estudios ya evidenció su inclinación social.
En 1993 se inscribió en la Escuela de Comunicación Mónica Herrera, de Guayaquil. La escogió porque esta ofrecía, a su criterio, una metodología diferente de cátedra, más orientada a la práctica. En la universidad se decantó por la publicidad, pero luego de un par de años de estudios sintió que no era lo suyo.

En 1997 tuvo la posibilidad de viajar a Chile, para cursar un seminario de un mes. Aprovechó su estadía para terminar su carrera universitaria, en la especialidad de Redacción Creativa. Fue una experiencia que la acercó por primera vez al mundo del emprendimiento. “Llegué a un país post Pinochet. Fue un giro grande” .

Durante su permanencia en Chile, compartió con una fundación cuya misión era democratizar la capacidad emprendedora de jóvenes de ese país e impulsar sus habilidades. Villacrés trabajó dos años con la fundación. Allí, esta amante de la playa y practicante del yoga aprendió que lo más importante, más que sumar conceptos, es materializarlos.

Villacrés retornó al país en 1999. Llegó de vacaciones, pero Ecuador la volvió a enganchar y se quedó. Aquí empezó a colaborar en la administración de la empresa de pinturas de la familia, que tenía la licencia de una firma multinacional. Lo hizo durante 11 años. Otro motivo para quedarse en el país fue su actual esposo. “Me enamoré. Fue una especie de reencuentro, porque con mi esposo nos conocíamos de toda la vida”.

La empresa de pinturas crecía, pero la familia la decidió venderla a la multinacional de la que tenía la licencia, porque esta decidió tener presencia directa en Ecuador.

El rostro de Villacrés dibuja una sonrisa cuando habla de su familia. Con su esposo y sus tres hijos, el mayor de 14 años, decidieron mudarse a San Francisco, California, donde Mariuxi obtuvo una media beca para estudiar una maestría en emprendimiento social. Vendieron su auto, hicieron un préstamo y se fueron.

A su retorno, y con todo el conocimiento adquirido, Villacrés fundó junto con su prima y compañera de estudios, Belén Pástor, la empresa Coinnovar, en Guayaquil. Esta desarrolla ecosistemas de emprendimiento e innovación. Sus cuatro colaboradores trabajan en un luminoso y tranquilo espacio adecuado en una rehabilitada casona en la ciudadela Urdesa, en el norte de la ciudad. “Hubo la confianza para sacar adelante este proyecto. Mariuxi tiene la capacidad de integrar todos los ámbitos de su vida, el familiar, el empresarial”, dice Pástor.

Coinnovar es una de las primeras tres empresas en el país certificadas bajo el Sistema B. Este es un proyecto global que empezó en el 2011, y que integra a todas las empresas que desarrollan prácticas de responsabilidad social, ambiental, inclusión y valor compartido. Su interés por este sistema convirtió a Villacrés en una de sus voceras en el país. La semana pasada dio una charla sobre su importancia a un grupo de emprendedores del país reunidos en Guayaquil en el encuentro Origen. Villacrés exhibió sus habilidades de coaching, las que desarrolló, aún más, luego de que en el 2010 tomó clases durante un año para certificarse.

Este año, Coinnovar concretó una alianza estratégica con la incubadora de emprendimientos y espacio de coworking Innovar. Su cofundador, Aldo Arellano, describe a Villacrés como una mujer que sabe sacar lo mejor de la gente. “Tiene una fuerza para liderar. Siempre está enfocada en el desarrollo en otras personas”.

Andrés Briones, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios del Ecuador, conoció a Villacrés en la universidad. Él aprecia de ella su capacidad para influir en las personas y generar en ellas cambios de actitud. “Tiene el poder de arrastrar a las personas, e empujarlas a visualizar y liderar proyectos”.

Villacrés tiene una voz potente, una de las habilidades desarrolladas como coach. Los fines de semana los dedica completamente a la familia, con la que comparte su casa en la playa. Es su escape de trabajo diario. “Hay que integrar de forma armónica todas las facetas de nuestras vidas, y darles a cada una su espacio”, resume esta mujer innovadora.