En la parroquia La Pila, ubicada en Montecristi , se elaboran réplicas de figuras precolombinas y se colocan los sellos de no autenticidad. Foto: Patricio Ramos/ LÍDERES.

En la parroquia La Pila, ubicada en Montecristi , se elaboran réplicas de figuras precolombinas y se colocan los sellos de no autenticidad. Foto: Patricio Ramos/ LÍDERES.

Patricio Ramos
(F-Contenido Intercultural)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

Réplicas precolombinas, con sello oficial

20 de septiembre de 2015 16:43

Las figuras de arcilla con motivos precolombinos que son elaboradas por artesanos en la parroquia La Pila de Montecristi, ya pueden ser exportadas legalmente. Desde el pasado 27 de julio, 30 artesanos del lugar recibieron del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) Manabí, los sellos de no autenticidad.

El proyecto piloto a nivel nacional, que se inició en La Pila, permite a los alfareros marcar sus artesanías con el sello que en el caso de Manabí tiene la leyenda, INPC-LA PILA. Ese sello que fue elaborado en monel (acero inoxidable) fue entregado por el INPC.

Neptalí Santana, presidente de la parroquia La Pila, dice que el sello permite a los artesanos aumentar la producción de las réplicas de arcilla, con motivos precolombinos que había decaído.

En La Pila, el 80% de sus 6 000 habitantes vive de la elaboración de artesanías. Hasta hace 10 años, la fortaleza de la población era la producción de réplicas precolombinas. La fabricación decayó -dice Santana- debido a los problemas que los turistas extranjeros especialmente tenían en los aeropuertos, a la hora de pasar los filtros de aduanas: no se les permitía llevar la artesanía, pues se aducía que podían ser piezas originales.

Los artesanos, desde julio -cuando entró en vigencia el sello de no autenticidad-, han empezado a recibir llamadas de comerciantes, quienes realizan pedidos de entre 100 y 800 piezas a un solo artesano. A los lados de las callejuelas de tierra en La Pila se encuentran los talleres. Uno de esos es el de Genaro López Quijije.

El pasado 10 de septiembre, él trabajaba en la elaboración de 400 réplicas de las culturas Valdivia, Machalilla y Manteña. El barro que le entregan es extraído de las zonas montañosas de Jipijapa, en el sureste de Manabí.

Genaro López comenta, mientras moldea las figuras, que una vez otorgado el sello tiene más pedidos. “Habíamos perdido la esperanza de seguir con la elaboración de las réplicas, pues los extranjeros se quejaban que no podían sacarlas del país”.

Este artesano, una vez que termina la figura, con el barro aún húmedo, aplica el sello y en 30 segundos la figura está lista.

La inscripción INPC-LA PILA queda visible; es como la partida de nacimiento que afirma que la pieza no es auténtica, no es parte de las piezas patrimoniales. Para López, este sello no solo ayuda a evitar la fuga de objetos patrimoniales, también pone en evidencia la procedencia de la artesanía.

Las agencias de turismo de Manabí han empezado a comprar las réplicas precolombinas. José Sánchez es gerente de la agencia Family Travel. “Hace un mes llevamos a estudiantes y maestros de un colegio de Portoviejo a La Pila. Ahí les obsequiamos una figura de la cultura Manteña, no solo era un ‘souvenir’, es un objeto lleno de historia pues los alfareros que las elaboran son descendientes de los antiguos habitantes manabitas”.

El alcalde de Montecristi, Ricardo Quijije, añade que el sello de no autenticidad ayuda a los artesanos de La Pila, para mantener su trabajo y mostrar sus creaciones parecidas a las de los milenarios alfareros precolombinos. El Municipio dotará de 11 hornos para procesar las piezas de barro.