Redacción Quito (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 16
No 0

Javier Fernández: ‘Cinco palabras que un líder debe saber de memoria’

El liderazgo también puede ser visto como un idioma, un idioma que hay que aprenderlo y ponerlo en práctica. De eso está seguro Javier Fernández Aguado, coach en temas de dirección empresarial y consultor que ha colaborado con firmas como Hyatt, IE, Hertz, Savia Amadeus, Grupo Santander, Mapfre, BBVA, Viajes El Corte Inglés, Merck, Ballesol, GlaxoWellcomeSmithKline, Pemex, entre otras.

Este español estuvo en Quito y habló con periodistas y estudiantes universitarios. Ante esos públicos se enfocó en liderazgo y para cada explicación y concepto se valió de un ejemplo: desde los faraones egipcios, pasando por Winston Churchill hasta llegar los días actuales.

“El liderazgo es un idioma más, que en lugar de estar compuesto por 1 500 palabras, tiene 250”, dice Fernández Aguado. Estas palabras están en un diccionario dividido en tres partes: la primera es la técnica, “porque para liderar un proyecto hay que saber de lo que se habla”. La segunda agrupa las habilidades comportamentales: “uno puede ser un gran profesional, pero es una persona intratable, insoportable. Y en liderazgo son claves las habilidades comportamentales, llamadas ‘soft skills’, aunque creo que son ‘hard skills’ por la dificultad que tenemos para aprenderlas”.

La tercera parte de ese diccionario está encabezada por la palabra ética, que es la cualidad que distingue al alborotador del líder.

Fernández Aguado describe al líder como la persona que toma un grupo, lo convierte en un equipo y lo lleva a un lugar mejor del que estaba. Ejemplos que menciona son Ghandi,  la Madre Teresa de Calcuta, Martin Luther King, entre otros.

El manipulador, en cambio, llega a un grupo y lo lleva a un lugar peor del que lo encontró. “El manipulador no tiene ética”, resume el presidente del Grupo MindValue.
En lo empresarial, el liderazgo  es la capacidad de motivar a la gente y llevarla a obtener resultados diferentes.

¿Y cuál es la diferencia entre un directivo y un líder? Fernández Aguado explica de manera directa: Un gerente o un directivo es aquella persona que maneja un grupo, que logra que quienes dependen de él hagan lo que tengan que hacer. “No importa el cómo lo consigan”.

Un líder es el que introduce compromiso en la organización, el que gana voluntades hacia el bien. Esté o no, igual logra que la gente lleve adelante un proyecto. Fernández Aguado describe al líder como la persona  que toma un grupo, lo convierte en un equipo y lo lleva a un lugar mejor del que estaba.

1. Coherencia

Ninguna persona puede liderar un equipo de trabajo, si hace lo contrario de lo que dice. Un líder  dice lo que hace y hace lo que dice, es coherente en cada una de sus propuestas y en cada uno de sus hechos. Si pide esfuerzos a su equipo ejecuta acciones que sustenten su plan. La coherencia que acompaña al líder va unida a la autoexigencia, porque nadie puede liderar si no se lidera a sí mismo primero.

2. Optimismo

Esta cualidad o palabra no hay que confundirla con el optimismo ciego. El líder es un realista optimista, porque sabe los problemas e indica los caminos para sortearlos. No reparte pañuelos para que todos lloren. Winston Churchill, por ejemplo, dijo que en la II Guerra Mundial iba a haber sangre, sudor y lágrimas, pero que ganaría. Churchill tenía un realismo optimista, tenía información.

3. Perspectiva

El líder tiene recorrido exterior y conoce el entorno en el que se desenvuelve.   Sabe que para tener perspectiva hay que sumar conocimiento. Necesita formación, cuenta con suficiente capacidad de ilusión y de transmisión. Esta última característica no se la debe confundir con liderazgo; la clave es saber comunicar. Hay que aprender, buscar modelos de líderes, aprender de ellos, leer conceptos...

4. Empatía

Cada uno contempla la realidad de un modo diferente. Para comprometer a la gente con la que trabaja, necesita conocer las necesidades de los demás. El líder solo sabe contar hasta uno, esto significa que no dirige masas o pueblos, sino que piensa en personas. El líder sabe a dónde se dirige, así no llegue al destino planeado; tiene un plan a seguir con su equipo.

5. Formación

No es lo mismo tener datos que tener información. Cualquiera de nosotros tiene hoy en día más datos que su abuelo. Luego está la información, que implica tener datos ordenados. Y el tercer paso es la formación o la capacidad de reinventar el mundo y reinventarse dentro de ese mundo. Esa formación consiste en tener visión global, capacidad de pensar y reflexionar.