Redacción Quito [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 16
No 2

jeans hechos de botellas

¿Sabía usted que solo se necesitan 10 botellas plásticas desechadas para elaborar un pantalón jean? ¿Y que Ecuador es el pionero en la región en utilizar esta tecnología? La idea se concibió hace cinco años, cuando Enkador, una empresa que fabrica fibras sintéticas y textiles, decidió invertir USD 15 millones para montar todo un sistema moderno que recicla las botellas plásticas y las transforma en estas fibras para la industria textil.

Carlos Mario Saldarriaga, gerente general de Enkador, explica que tras realizar un estudio del mercado se detectó que en el país se consumen alrededor de 50 000 toneladas al año de botellas PET y, de esas, el proyecto en marcha necesita unas 15 000 toneladas.

El proceso empieza con el acopio de las botellas, en donde se están generando 100 empleos directos y 1 300 indirectos. Luego, con maquinaria de alta tecnología, se reciclan las botellas y se generan unos llamados ‘chips’ de poliéster, los cuales sirven de base, o para hacer botellas o para hacer otros productos como láminas, pero también para hacer hilos.

Estos ‘chips’, codificados, se envían luego a la planta de Vicunha, donde empiezan su proceso para transformarlo en tela de jean, que sirve de materia prima para los confeccionistas nacionales.

Para Carlos Alberto de Jesús, principal de Vicunha, esta estrategia nace para aportar algo de solución a la basura, reaprovechar lo que sería desechable y darle buen uso. “Y a la vez el producnto tiene que ser competitivo, verdadero, inteligente y que no se lo someta al consumidor a una condición de menor confort o de mayor costo solo porque es totalmente ecológico”.

En estos momentos, Enkador y Vicunha se encuentran adecuando sus puntos de venta al público y dialogando con marcas y diseñadores locales para la utilización de esta tela jean (60% algodón y 40% poliéster reciclado). El producto ya será comercializado en el país dentro de aproximadamente un mes, bajo la marca Loveco, y el cliente podrá elegir su jean al reconocer su original etiqueta.

“Es un programa social muy lindo porque le da empleo a personas que tienen pocas oportunidades en el país; lo segundo es que evitamos la importación del poliéster porque lo vamos a fabricar con materia prima que ya está aquí. A su vez, vamos a evitar la salida de divisas del país y, aparte de eso, un proyecto de este tamaño está evitando la generación de 35 000 toneladas al año de CO2 al medioambiente”, sentencia Saldarriaga.

La alianza entre ambas empresas no tiene un período de finalización, aunque se espera exportar las fibras recicladas dentro de la región. En la reciente feria Colombiatex, en Bogotá, se lograron contactos para proveer no solo de poliéster sino otros materiales reciclados.