Foto: cortesía de Yachay.

onathan Reichental, Director de Tecnología (CIO) de Palo Alto, EE.UU. Foto: cortesía de Yachay.

Diego Ortiz. Redactor (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

El empresario debe ver más a la ciudad

20 de marzo de 2016 14:46

Jonathan Reichental, Director de Tecnología (CIO) de Palo Alto, EE.UU., explica cómo se construye un proyecto exitoso, en el que se tomen en cuenta las necesidades del mercado. Una de sus recomendaciones es pensar a las ciudades desde su esencia.

¿Cuáles considera como aspectos claves para ser un empresario exitoso?

Pienso en varios aspectos fundamentales. La primera cosa que se me ocurre es tener una idea increíble. En ese sentido, tienes que darte cuenta que muchas veces una gran idea se origina por una necesidad. Es por eso que los empresarios deben estar empapados de lo que sucede en las ciudades, ya que estas tienen muchísimas necesidades. A esto se une, en segunda instancia, no rendirse frente al error.

¿Pero eso no es un cliché entre los empresarios?

Sí, puede sonar a un cliché pero es lo que vivimos a diario en Silicon Valley. Allí, cientos de compañías fracasan y solo terminamos escuchando los éxitos de grandes como Facebook o Google. Sin embargo, esas personas que han fallado son esenciales para la creación de empresas exitosas en el futuro ya que saben qué no se debe hacer, aprendieron cómo ubicar un producto dentro de un mercado y saben la manera de montar estrategias empresariales. No se puede ver al fracaso como algo negativo porque ello, de cierta manera, hace que te cotices mejor ante otras empresas y demuestra que sabes por donde no se debe caminar.

¿Junto a las ideas y los fallos, qué más se debe considerar?

En tercera instancia está el dinero: es necesario crear un ecosistema del flujo del capital. Esto implica que el dinero debe ser tanto una inversión propia como compartida. Para que un empresario sea exitoso, este debe atraer el interés de otras personas que quieran invertir en su idea. Y la gente que participa contigo debe tener claro que en algún momento se deben tomar decisiones arriesgadas en torno al capital.

¿Cuál es el elemento importante para convertirse en un líder empresarial?

Definitivamente las redes de personas. Yo solía vivir en la costa este de los Estados Unidos y de repente me llamaron de distintas empresas dentro y fuera del país para asesorar en proyectos de toda índole. En estos movimientos uno aprende que la creación de redes de contactos es de vital importancia cuando es el momento de emprender un nuevo proyecto. De hecho, esa es una de las políticas de quienes vivimos en Silicon Valley: todos estamos conectados, porque nunca se sabe cuándo será el momento en el que se necesite entrar en contacto con un médico, un astronauta o un desarrollador. Todos los días, la gente me pregunta si conozco, por decir un caso, a alguien que sepa construir un cohete. Yo conecto a esas dos personas y, al mismo tiempo, me conecto con ellos. Así se van multiplicando las opciones empresariales que tengo. Tienes que tener un ecosistema de trabajo rico en contactos. Si hay una conferencia, ve; si mañana te invitan a una feria, no dudes en asistir. Nunca se sabe con quien te podrás conectar en la próxima hora.

¿En qué momento se generan los proyectos exitosos de Silicon Valley?

Cuando la persona es un poco loca y rara. Hay que estar abierto a considerar las ideas de los otros. En Palo Alto es importante abrir canales de diálogo a través de los cuales se puedan establecer vías para grandes ideas. Eso me sucede esto todo el tiempo: delante de mí pasan ridículas ideas, pero de ahí salen proyectos increíbles. Nuestras culturas tradicionalmente se han opuesto a las ideas más locas, pero de vez en cuando debemos arriesgarnos y dar rienda suelta a nuestra imaginación para cambiar radicalmente los paradigmas.

Silicon Valley se ha convertido en una meca para los recién graduados. ¿Cuán importante es tenerlos en cuenta al empezar un proyecto?

No hay duda de que ellos son piezas claves para que una comunidad sea exitosa. Debes tener un flujo constante de graduados que tengan claros sus objetivos. Pero esto no debe enfocarse en la etapa universitaria sino desde muy temprano. Actualmente, en Estados Unidos tenemos un problema: no tenemos niños que estén interesados en ciencias, matemática, ingenierías y demás, porque nuestra cultura se enfoca en el entretenimiento y los deportes. En ese sentido, se necesitan empresarios al estilo Elon Musk, que han hecho sexy a la ciencia y la tecnología, con proyectos innovadores que están revolucionando el mundo y a las personas de todas las edades.

Ha hablado de innovación, ¿qué significa ser innovador en la actualidad?

Innovación es una palabra que la utilizamos bastante, pero que no la comprendemos en su totalidad. Para mí, es la conversión de ideas en valores. Y el valor no solo se traduce como dinero; es también pensar en lo valiosa que puede convertirse una idea con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas. Si en un momento tu proyecto puede propiciar la creación de una ciudad inteligente que facilite la vida de las personas, entonces podrás tener a ciudadanos con una menor tasa de enfermedades, con bajos índices de delincuencia, en fin, una buena calidad de vida. Es en estos escenarios donde se entiende que la innovación es un valor que va más allá de lo económico.

¿Cómo la tecnología está cambiando el mundo empresarial contemporáneo?

La mejor muestra es Uber. Antes, la gente debía salir a las calles, caminar hasta conseguir un auto libre e, inclusive, exponer su seguridad personal si buscaba un taxi por la noche. Por décadas, esta fue la regla, no había otra manera de movilizarse. Pero en el 2009 Uber cambió los paradigmas. Con tan solo tocar la pantalla de tu celular, puedes ahora encontrar un taxi rápidamente. La tecnología está transformando intensamente negocios que se creían inquebrantables. Para los empresarios de esta era, la innovación tecnológica es una cuestión existencialista porque pone en juego tu habilidad para existir.

La inteligencia artificial es una de las grandes apuestas de empresas como Google. ¿Cuán importante va a ser en los próximos años?

La inteligencia artificial es una espada de dos filos. No hay duda de que va a crear una enorme prosperidad y beneficios. Nos ayudará a curar enfermedades; logrará resolver grandes interrogantes del universo; podrá manejar enormes cantidades de datos con el fin de tomar decisiones económicas bien planificadas. Google Now es una muestra: su sistema permite llegar rápidamente a casa o encontrar un restaurante cerca cuando tienes hambre (lo cual es una enorme ayuda al sector gastronómico). Sin embargo, si combinas la inteligencia artificial y los robots, estos podrán realizar varias cosas que actualmente hacemos los humanos. En tareas como ensamblar autos son muy buenos, ¿pero qué pasa cuando estén detrás del volante? Cuando un auto inteligente se topa en el camino con asaltantes, ¿deberá proteger la vida de sus ocupantes y huir?, ¿o más bien tendrá que detenerse y poner en riesgo a sus usuarios? Estos son los dilemas éticos que deberán tomar en cuenta los empresarios que utilicen estos sistemas.