Es CEO del proyecto Aulas Amigas que está en más de 20 mil aulas en cinco países. Obtuvo el primer lugar en la categoría Start Up en el Medellín Innovation 2015. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

Es CEO del proyecto Aulas Amigas que está en más de 20 mil aulas en cinco países. Obtuvo el primer lugar en la categoría Start Up en el Medellín Innovation 2015. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

Isabel Alarcón
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

Juan Manuel Lopera: 'La tecnología potencia al emprendedor'

18 de agosto de 2017 20:17

Este empresario colombiano es el cofundador de Aulas Amigas, una compañía que aplica la tecnología para la enseñanza dentro de las aulas. Él habla sobre la importancia que tiene la educación en el desarrollo de futuros emprendedores.

Desde hace 10 años se creó su compañía con el enfoque de desarrollar tecnología para el acompañamiento en la enseñanza de los maestros. ¿Cuál es el rol de los profesores en contribuir a la productividad de un país y por qué el enfoque está en ellos?

El corazón de la compañía es la pregunta: ¿Qué necesita un maestro para que logre inspirar a aprendices del siglo XXI? Cada vez es más difícil inspirar. Esta es una compañía que se creó por una historia personal. Crecí en un barrio violento en la ciudad de Medellín y a los 12 años, en ese momento que uno empieza a perder el rumbo, un maestro me cambió la vida. Por eso, luego de algunos años y, a pesar de no haber tenido el dinero para ir a la universidad, me dediqué a hacer una compañía con este fin. Construimos una empresa que tiene un equipo con más de 250 personas en Colombia, Ecuador, Argentina, México y recientemente en India. Soñamos con ser la empresa que marque la historia en esa nueva versión de los maestros en el mundo.

¿Cómo motiva este programa la participación de los jóvenes en la enseñanza?

TOMi es uno de los últimos inventos. Es una especie de mini computadora que funciona como asistente personal del maestro. TOMi hace varias cosas. Primero, llega a las escuelas donde no hay Internet. Cuando este aparato se enciende en las aulas de clase, se activa una red wifi que permite que los niños se conecten a la red desde cualquier dispositivo y puedan navegar, como si estuvieran conectados a Internet, pero solamente dentro de los contenidos que el profesor haya preparado para la clase. Además, si lo pones frente al tablero, hace táctil la pared, como si fuese un iPad gigante, donde los niños pueden pararse e interactuar con los contenidos. También, ayuda a los maestros a calificar exámenes rápidos de selección múltiple y manda los resultados a los papás a través de una aplicación móvil que se puede descargar gratuitamente. Al ser una computadora, el profesor puede conectarla a su televisor y hacer lo que hace con su computadora. En un único dispositivo pusimos lo que un maestro necesita para formarse y hacer más cautivadora sus clases.

¿Cómo ayuda esta forma de impartir las clases y la tecnología empleada a despertar el potencial emprendedor de los alumnos?

La labor de la tecnología y del maestro es abrirles los ojos a los niños y hacerles ver que tienen muchas oportunidades, más allá de las cosas tangibles y visibles de su barrio o de su colegio. Como seres humanos, muchas veces desperdiciamos ese potencial ilimitado que tenemos de hacer grandes cosas o de atravesar fronteras a través de la creación de negocios multinacionales, porque creemos que nacimos en un país en vías de desarrollo o porque crecimos sin dinero. Pero, finalmente, la tecnología o el maestro utilizando esta tecnología, es ese canal para que los niños abran los ojos y se den cuenta que tienen millones de oportunidades que pueden aprovechar.

Usted fue elegido el innovador del año en el Heroes Fest 2016 por la idea 1 de 100 que están transformando la educación en América Latina. ¿Es complicado ser innovador en esta región?

Sin duda hay más barreras que las que encuentras en un país desarrollado. En un país como Ecuador o como Colombia necesitas tener una empresa facturando y con mucho respaldo para conseguir USD 1 millón de financiación de un fondo de inversión, mientras que en Estados Unidos vas con una idea y solo en la idea se puede lograr que inviertan
USD 50 millones.

¿Por qué cree que sucede este fenómeno en la región?

Hay un tema de credibilidad, pero creo que es a lo que, como emprendedores, debemos empezar a apostarle en nuestros países en vías de desarrollo. Debemos demostrar que las ideas que nacen en esta región del continente también pueden convertirse en multinacionales. Hoy es más difícil hacer tecnología en América Latina que hacerla en otros países, pero hay que comenzar a andar ese camino y tenemos que aprovechar la tenacidad que tenemos los latinos para sacar estas ideas.

¿Estimular de esta forma a los más jóvenes, ayudará a largo plazo al desarrollo de los países de la región?

Si la educación no lo hace no hay otra forma de hacerlo. Darnos cuenta que si queremos desarrollarnos como países ya no podemos ser simplemente comercializadores de productos básicos o de recursos naturales sino que tenemos que hacer que las mentes de los jóvenes produzcan valor. Esa es la nueva economía, que es la economía del conocimiento, y finalmente eso solo puede pasar si tenemos maestros que lo promueven desde el colegio. Por arte de magia, de repente, no aparecen muchachos creativos o capaces de generar empresas o generar conocimiento masivamente. No podemos seguir haciendo solo obreros, por supuesto es importante tener buenos obreros en nuestros países, pero necesitamos tener mentes produciendo más valor.

¿Cuál es la situación de la empresa en el Ecuador?

Generalmente llegamos a un país y nos dicen: ¿Ustedes pretenden que los maestros compren tecnología? Pero, nos encontramos con que en las escuelas públicas y privadas, los maestros están dispuestos a invertir dinero para ser mejores. La respuesta ha sido fenomenal. Aulas Amigas opera desde hace cinco años en el país y hace un año empezó a acelerar su crecimiento. Empezamos un modelo de formación gratuita en las escuelas. La convocatoria está abierta de forma permanente a través del portal de Internet aulas.ceo, que es un portal social donde los colegios se postulan para recibir formación y acompañamiento en innovación educativa. Al iniciar el programa, una persona va a los colegios y los asiste en estos temas. Al final, invita a los maestros a ser más innovadores. Tratamos de cambiarle el chip a los profesores para que den ese paso en sus aulas de clase y motiven a sus estudiantes hacia la innovación. Hemos formado alrededor de 300 000 profesores en Ecuador y hemos llegado aproximadamente a las 1 000 aulas digitalizadas.