César Augusto Sosa (I) Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

Lawrence H. White: ‘La dolarización fue un éxito y los indicadores lo muestran’

¿Cuál es su balance de los 15 años de dola­rización en Ecuador?
Los indicadores macroeconómicos de Ecuador están muy bien, con un crecimiento sostenido y una inflación a la baja. Creo que ha sido exitosa.

¿Esos indicadores son producto de la dolarización o más bien de la bonanza petrolera que ha vivido el país en los últimos años?
Existe un índice de la miseria que combina varios indicadores y Ecuador está en una mejor posición respecto del resto de países de Latinoamérica. Y los dos países dolarizados en la región: Panamá y El Salvador también tienen mejores resultados.

Perú y Colombia también han tenido un buen desempeño y no están dolarizados.                                                                                                 El crecimiento económico no solo depende de la política monetaria. No se puede atribuir el crecimiento de la economía solo al dólar sino también a otras políticas que permiten, por ejemplo, que los países exporten más.

¿Qué escenario tiene la economía ecuatoriana con menores precios del petróleo y un dólar que se fortalece y afecta a la balanza de pagos?
Es un problema real la pérdida de ingresos por las menores exportaciones de petróleo. Pero en un escenario en que hubiese moneda propia, los países devalúan y los precios suben, al punto que llega a desaparecer la supuesta ventaja inicial.

¿Es posible desdolarizar?
Es posible pero no deseable. Ya sucedió en Liberia, en África, donde el Gobierno quitó el dólar y puso su propio dólar liberiano. Al principio la relación entre ambas monedas era de uno a uno y hoy es de 99 a 1. Entonces, la desdolarización es posible si el Gobierno obliga a la población a utilizar su propia moneda. ¿Por qué lo hace? Por el deseo de pagar sus deudas a través de la devaluación o inflación.

La pérdida del control de la política mo­netaria ha sido calificada por el Gobierno actual como un error histórico. ¿Lo fue?
La discrecionalidad de la política monetaria en Latinoamérica no ha tenido éxito; tampoco en EE.UU. La opción de utilizar el dólar para hacer las transacciones debiera ser una decisión de las personas y no producto de una Ley. Los individuos escogen las monedas que les generan confianza.

Cada cierto tiempo, sobre todo cuando aparecen escenarios adversos, se habla de la posibilidad de salir ordenadamente de la dolarización. ¿Es posible hacerlo?
No encuentro un ejemplo donde se haya pasado de la dolarización a una desdolarización ordenada. Lo más cercano sería el caso argentino, que tenía una convertibilidad, con una relación de uno a uno entre las monedas. Ellos salieron de este sistema y la depreciación de la moneda argentina se ha profundizado. Cuando se habla de desdolarizar me pregunto: ¿por qué salir de un sistema que ha mejorado los indicadores económicos del país?

Si la dolarización es un éxito, ¿por qué no se ha extendido a otros países?
La dolarización debió haber sido adoptada en Argentina, pero perdieron la oportunidad. En El Salvador lo hicieron, al igual que Ecuador. Si un país puede evitar el abuso fiscal prefiere su propia moneda, caso contrario, la gente encuentra formas de protegerse. En Costa Rica o Nicaragua, por ejemplo, más de la mitad de los ahorros ya están en dólares. Si la gente tuviese la posibilidad de escoger entre la moneda local y el dólar para que le paguen los salarios, sin duda escogería el dólar.

¿Usted recomienda la dolarización?
Mi punto de vista no es recomendar a los países que dolaricen sus economías sino que las personas tengan la opción de escoger. Si la moneda local no es fuerte, por qué obligar a la gente a utilizarla.

¿Cuál sería el mecanismo para darle a la gente la opción de escoger la moneda?
Dando libertad para que cualquier moneda pueda ser usada. Y una regla pudiera ser: si los ahorros en dólares u otra moneda exceden cierto umbral debiera ser adoptada como moneda de curso, como sucedió en Ecuador antes de la dolarización, ya que un 80% de la economía estaba dolarizada. O si el aumento de depósitos en dólares hace que disminuyan los ahorros en moneda local a menos del 30%, entonces debiera ser natural que la gente adopte la nueva moneda. Otra forma es hacer un plebiscito.

El hecho de que el 80% de la economía haya estado dolarizada a finales de los 90 reflejaba la crisis en Ecuador. ¿Cree que la dolarización formalizó ese problema y lo condujo al país a otro, que fue ponerse una camisa de fuerza?
Más bien creo que resolvió el problema, ya que Ecuador estaba frente a una moneda como el sucre que no generaba confianza en los depositantes. Los indicadores macroeconómicos muestran que se resolvió la crisis que se vivía en la época del sucre.

El Gobierno propone mantener las divisas dentro del país para mantener la dolarización. ¿Es una medida acertada?
La idea de mantener los dólares dentro del país y evitar que salgan es algo tan viejo como el mercantilismo. Muchos economistas clásicos ya dejaron atrás esa idea.

Pero ayuda a mantener la dolarización. ¿O la dolarización se mantiene por sí sola?
La dolarización seguirá existiendo siempre y cuando la gente quiera usar esta moneda para ahorrar y hacer sus transacciones. El peligro para la dolarización no vendría del público sino de una institución más poderosa, como un Gobierno

¿A quién le beneficia una desdolarización?
Ciertamente no creo que le beneficie a la gente. Probablemente sí a un Gobierno que quiera pagar la deuda pública imprimiendo dinero.

¿Qué implicaciones tiene un sistema de tipo de cambio fijo en una economía pequeña, con una productividad baja y abierta al mundo?
Una baja productividad es sinónimo de ingresos reales bajos, pero eso no implica que el sistema monetario sea el causante de los problemas. En Estados Unidos hay regiones donde los ingresos o la productividad son menores al promedio. Pero la solución no es darles su propia moneda. Tener una moneda fuerte no resuelve problemas como la pobreza, pero ayuda a no tener más problemas.

GESTIÓN PROFESIONAL Y APORTE DE LAWRENCE H. WHITE

La formación. Experto en política monetaria y bancaria. Sus áreas incluyen la historia económica, teoría monetaria, dinero y banca, etc.

Su aporte.

White fue invitado por la Universidad San Francisco de Quito y escribió sobre la dolarización en el país.

"La desdolarización es posible si el Gobierno obliga a la población a utilizar su propia moneda, para pagar sus deudas a través de la devaluación o inflación".

"Mi punto de vista es que las personas debieran tener la opción de escoger la moneda que más les convenga".

"Tener una moneda fuerte no resuelve problemas de los países como la pobreza, pero ayuda a no tener más problemas".