En la planta de producción de la Corporación Impactex trabajan decenas de mujeres. Ellas se encargan de la costura de las prendas interiores. Foto: Glenda Giacometti/LÍDERES

En la planta de producción de la Corporación Impactex trabajan decenas de mujeres. Ellas se encargan de la costura de las prendas interiores. Foto: Glenda Giacometti/LÍDERES

Modesto Moreta
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 13
No 2

La ropa interior lleva su sello

31 de mayo de 2016 10:04

La ropa interior que produce la Corporación Impactex, en Ambato, tiene alta demanda. Esta firma tiene presencia a escala nacional con sus 2 600 distribuidores.
Su producto estrella es la marca Mao; también es una de las claves para que la firma facture cerca de USD 350 000 al mes.

¿A qué se debe el éxito? Milton Altamirano, gerente de la firma, explica que el estricto control de calidad, el uso de las mejores materias primas del mercado y los novedosos diseños de ropa interior, que se renueva constantemente, son la clave para que esta línea sea de preferencia de damas, caballeros y niños.

Altamirano cuenta que para mantenerse a la vanguardia en el mercado de la moda participan en ferias internacionales. Además, aplican nuevas tecnologías con telas inteligentes que dan suavidad, comodidad y elegancia al vestir.

Impactex Cía. Ltda., arrancó en 1999 con el nombre de Impacto Creaciones con una inversión de 60 millones de sucres. Los fondos los consiguió de la venta de un vehículo de su propiedad. Con el capital logró financiar la compra de cuatro máquinas de coser y la materia prima.

Antes de empezar la producción Altamirano tomó en cuenta las sugerencias del mercado. Con esos datos comenzó en un pequeño taller a confeccionar con ayuda de cuatro colaboradores la ropa interior para hombre. Sus conocimientos en confección ayudaron a tener éxito en su emprendimiento.

Recuerda que se inició como cortador en una empresa de ropa deportiva donde trabajó cuatro años. Luego pasó a Produtex, de propiedad de Antonio Villagrán. Allí permaneció 15 años y fue su escuela donde aprendió las técnicas para ganar espacios en la tela.

Además, adquirió conocimientos en diseño y confección. Luego se convirtió en uno de los vendedores de la textilera. Hasta que instaló su propio taller con la marca Impacto con la que obtuvo una parte del mercado.

Nervioso mostró varios modelos de interiores a sus clientes. Uno de ellos le solicitó 100 docenas. “Fue fantástico, regresé a Ambato y comencé la confección. Luego busqué otros mercados y contraté dos vendedores para que recorran el país. Las ventas subieron”, recuerda Altamirano.

En el 2005, decidió cambiar el nombre de la marca por Mao que tuvo una mejor acogida en el mercado. También, construyó un galpón donde montó la factoría. Tres años más tarde, dejó de ser un productor con calificación artesanal y creó la Corporación Impactex Cía. Ltda.

En el 2010, produjo 25 000 docenas mensuales de ropa interior y lo comercializó a escala nacional. La última inversión fue de USD 400 000 con créditos y fondos propios; el dinero sirvió para la adquisición de las nuevas instalaciones donde funcionan las áreas de diseño, control de calidad, estampado y comercialización.

Uno de los distribuidores en Machala es Danilo Franco. Él trabaja con Corporación Impactex hace siete años. Cuenta que el producto de calidad hizo que las ventas subieran en un 100%. “Mao mantiene la calidad de la ropa interior y eso ayudó a que cada vez tenga más acogida por la comodidad y el confort que buscan los clientes”.

Este año, la crisis que afronta el país y el ingreso de ropa de contrabando de Colombia y Perú hizo que las ventas bajaran en un 40%. También, suspendió el 50% de los talleres de las maquilas. “Esperamos que las autoridades nos ayuden impidiendo el ingreso sin el pago de aranceles. Eso perjudica a la industria nacional. Las utilidades son mínimas para abaratar los costos y mantenerse en el mercado”, menciona Altamirano.

El gerente: Milton Altamirano

Nuestros productos se diferencian de la competencia porque trabajamos con materia prima importada y de alta calidad. A esto se suma el control interno de calidad y estamos a la moda en los temas de diseño y actualizados en la tecnología. Uno de los puntales para el éxito es la capacitación constante de la mano de obra. Nuestra empresa no produce ropa interior sino que es marca Mao y está presenten en las cadenas importantes del país.

Cifras:


105 empleados trabajan en la Corporación Impactex de Ambato. En sus inicios tuvo 4 y antes de la crisis económica del país 120.

3 hectáreas tiene el terreno para su nueva planta de producción. Los planos al momento están en aprobación. El costo será de USD 3 millones. Las instalaciones contarán con tecnología de punta.

2 600 distribuidores en todo el país comercializan al por mayor y menor la marca Mao. Patrocina el concurso Mister Universo, en Brasil.