El gerente de la empresa, Fernando Méndez, enseña uno de los grabados que pueden realizar sus máquinas en un pantalón. La marca es Dumen. Fotos: Xavier Caivinagua / Líderes
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 0

Máquinas láser que se desarrollan en Cuenca

Su proyecto se enfoca en el cambio de la matriz productiva. Desde hace 15 años, la empresa cuencana Caditex importa maquinaria para los sectores textil, publicitario..., pero desde hace cinco decidió incursionar en el desarrollo de máquinas con aplicaciones láser para hacer cortes y grabados en diferentes materiales no metálicos.

Luego de tres años de investigaciones e inversiones en desarrollo, que se calculan en USD 300 000, inició la producción de su primera máquina. Es una cortadora y grabadora con láser que puede ser utilizada en madera, plástico, tela, papel, vidrio, cuero, cerámica, gomas, cauchos, entre otros materiales. La marca es Dumen.

En promedio comercializa una unidad al mes y el año pasado facturó USD 100 000, señala su gerente, Fernando Méndez. Ha tendido clientes de ciudades como Cuenca y Otavalo.

En enero pasado, esta empresa lanzó su segundo producto que es una grabadora láser para prendas textiles. En la actualidad, está en la fase de promoción. Cuesta desde USD 65 000, mientras que la estándar de la primera se vende en USD 9 500, sin considerar el IVA.

Según Méndez, esta grabadora láser tiene dos ventajas. La primera: un retorno de capital en dos años y la segunda que es ecológica. Asegura que al utilizarla se elimina el permanganato de potasio para realizar el desgate de un pantalón jean. "Es contaminate, cancerígeno y con esta máquina no se usa". Un envejecimiento de un pantalón puede durar entre 40 segundos y cuatro minutos dependiendo del modelo y la potencia.

La primera fase de este proyecto de desarrollar esta tecnología consistió en auspiciar tesis de ingeniería electrónica y mecánica. Los egresados universitarios recibían repuestos de las máquinas que importaba Caditex. Según Méndez, una vez que se identificó la potencialidad del proyecto empezó la inversión. "Hubo un momento en que identificamos que el experimento se estaba convirtiendo en una importante inversión".

Con su esposa decidieron destinar recursos de su negocio de importación para apostar por esta tecnología. En la actualidad, dice Méndez, tienen la capacidad para producir hasta cuatro unidades aunque tienen un cuello de botella en la fabricación de la parte estructural, que es encargada a un proveedor.

Su objetivo es construir 10 unidades al mes, aunque su punto de equilibrio es tres. Este mes tiene cinco unidades en proceso de producción para clientes de línea blanca, publicitaria y textil.

El empresario cuencano, Jaime Mendieta, de la firma Roka Jeans, compró la máquina de corte y grabado láser. Según él, la inversión valió la pena porque redujo el tiempo de producción, los costos y el plazo de entrega de sus pantalones que los comercializa en todo el país.

Con esta máquina elabora etiquetas, placas, coloca nombres… "Antes tenía que estar atado a un mínimo de pedidos que me exigían los proveedores y no podía variar los modelos".

Esta empresa, que funciona en el centro de Cuenca, cuenta con expertos como Diego Cabrera, quien se encarga del desarrollo de accesorios para las máquinas. También diseñan las placas electrónicas para realizar un montaje superficial. Estas controlan el funcionamiento de las máquinas.

Junto a él trabaja Sebastián Argudo. En un computador revisa el perfecto funcionamiento de las máquinas antes de ordenar la producción.

Los datos de la firma

Los empleados. Esta empresa cuenta con nueve empleados, principalmente son ingenieros y expertos electrónica, diseño industrial y mecánica.

Apoyo estatal. El Gerente busca que el Gobierno ayude a mostrar su oferta y que existan igualdad de condiciones.