Washington Paspuel. Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Martha Castro: La innovación es su guía empresarial

De niña uno de sus sueños era ser maestra. Le gustaba aquella idea de compartir con otros sus pensamientos, de debatir. De cierta forma, ahora, a sus 37 años, los deseos de la guayaquileña Martha Castro se hicieron realidad, aunque su profesión no sea precisamente la de docente.

Esta graduada en Ingeniería Electrónica de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) ahora es invitada a dar charlas a los alumnos de ese centro de estudios sobre la importancia de innovar. Es un concepto que ha puesto en práctica desde que se graduó y que lo ha plasmado en soluciones creativas. Así nació el sistema de rastreo satelital autónomo para vehículos que desarrolló hace cuatro años. En octubre del 2013 empezó a comercializarlo en Guayaquil.

Su artilugio tiene la particularidad de alertar al propietario del automotor a través del servicio de mensajes cortos, también conocido como SMS, en tiempo real, cuando otra persona intenta mover o abrir el vehículo. El sistema funciona a través del sistema de geolocalización. El propietario del auto ni siquiera necesita tener un celular 'inteligente', para recibir los mensajes. El dispositivo no requiere de un contrato anual, algo que su creadora considera un 'plus' con relación a sistemas similares en el mercado.

Su sistema de rastreo, bautizado como Leopard Sys, ya está instalado en las unidades de al menos dos cooperativas de taxis de Guayaquil. La idea es ampliarlo progresivamente, conforme otras empresas que manejan flotas de vehículos conozcan sus ventajas. Se trata de un aparato del tamaño de una tarjeta de presentación, y cuya ubicación solo conoce el propietario del vehículo. Cuando el automóvil detecta un movimiento no autorizado por el sistema, este envía un texto al celular con el detalle de la acción, por ejemplo, que el vehículo fue abierto o movido de su sitio.

Sus iniciativas no se quedaron allí. Luego de crear en el 2009 la empresa Invensys SA, con un pequeño capital de USD 1 000, puso a trabajar sus conocimientos en otros proyectos. Junto con un socio creativo, ahora está desarrollando un dispositivo para identificar los aparatos que bloquean los inhibidores de señales celulares, aquellos que utilizan los bancos para evitar asaltos, por ejemplo. A ella le preocupaba que estos bloqueadores, utilizados por la delincuencia para robar vehículos, fueran tan fáciles de construir. "Tan fácil que un universitario lo podría hacer con USD 5". El proyecto está en la fase de investigación de desarrollo.

Su especialización en Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones y su masterado en Administración de Empresas fueron su carta de presentación, cuando consiguió que un fabricante internacional de dispositivo de rastreo le permitiera probar sus diseños. Con esa firma extranjera, cuyo nombre guarda con recelo "por motivos de estrategia" alcanzaron un acuerdo "de caballeros".

La firma foránea fabrica los dispositivos que Castro diseña en un taller en las afueras de Guayaquil. En ese lugar, ubicado en un tramo de la vía a Samborondón, sus técnicos instalan los dispositivos en los vehículos.

El acuerdo con la compañía extranjera también permite a Castro utilizar un servidor virtual, a través del cual se enlazan los autos. Es un acuerdo que ella define como una alianza en la que hay una transferencia de tecnología.

La persistencia y tenacidad son cualidades que familiares y colegas reconocen en ella, desde que era estudiante.

Julio Arauz, ingeniero especializado en sistemas tecnológicos graduado de la Espol y su socio en Invensys, lo define como una pasión. "Ella investiga porque le gusta. Tiene mucha inventiva." Arauz, quien colabora en el desarrollo del software de los dispositivos, conoció a su socia cuando laboraban en el antiguo Centro de Investigación y Desarrollo Naval, ahora conocido como Dirección de Investigación Naval de la Armada. Castro formó parte del equipo que fundó dicho centro de investigaciones, en 1999. La Armada reconoció rápidamente sus habilidades y al poco tiempo la envió a capacitarse al exterior.

En Israel permaneció durante dos años, periplo que tomó como un reto y un sacrificio: recién se había casado y debió viajar sola. Su esposo, el capitán de navío Marco Anaguana, considera ese viaje como la chispa que prendió en ella la idea de independizarse. "Cuando estuvo en el exterior fue madurando su idea de crear su empresa, de innovar. En la Armada, el trabajo la absorbía mucho".

Esos planes debieron esperar dos años más. Su esposo fue asignado a una misión en Chile y ella decidió acompañarlo. A su retorno se puso en marcha y empezó a materializar su primer proyecto comercial, el sistema de rastreo. Miguel Yapur, decano de la Facultad de Ingeniería Eléctrica y Computación de la Espol, la considera una profesional excepcional. "Fue una alumna emprendedora, en las clases era muy curiosa, no le gustaba quedarse con las dudas, es una cualidad en ella". Él la invitó hace dos meses para que dicte charlas de emprendimiento en la Espol.

Su formación y experiencia

2010. Gerente General en Invensys S.A. Administración de Proyectos Tecnológicos y Seguridad.

2009. En Guayaquil creó su propia compañía. La sociedad anónima Invensys SA tiene cinco empleados. Ha instalado 60 dispositivos en Guayaquil. Su socio en el exterior comercializa los dispositivos en otros países.

2007. Supervisora Ingeniería de hardware en Astinave, en el desarrollo de proyectos tecnológicos.

2006. Coordinadora técnica de proyectos de investigación, ingeniería de desarrollo e investigación de la Armada Nacional.

2001. Estudió Ingeniería Electrónica en la Escuela Politécnica del Litoral (Espol). Ahora asiste a esa universidad como invitada para brindar conferencas sobre emprendimiento e innovación.

La Frase. "A mí me motiva el reto, el crecimiento constante, que se deje de importar cuando puedes hacerlo aquí mismo, cuando puedes innovar".