Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

La medicina natural da vitalidad a Renase

Desde niño, Jaime Bolívar Rodríguez aprendió de su padre el uso medicinal de las plantas de la Amazonía ecuatoriana. Esas lecciones lo acompañaron toda su vida y, en 1986, a la edad de 50 años, fundó Renase Cía. Ltda., una pyme que produce y comercializa productos naturales de uso medicinal, alimenticio y cosmético.

Renase comenzó con una inversión de 1 500 sucres, dinero que se invirtió en la compra de envases, etiquetas y materia prima. En ese año, un dólar se cotizaba en 95 sucres, según información del archivo del Banco Central del Ecuador.

Para entonces, el negocio contaba con cinco productos; entre ellos, la sangre de drago y la hoja de guayusa que traían desde la actual provincia de Orellana.

Rodríguez recuerda que entregaba sus productos a consignación, en cuanta tienda naturista encontrara. “No había muchas, pero hubo excelentes resultados y a los 15 días ya nos hacían más pedidos. Facturábamos hasta 200 sucres al mes”.

Apenas tres años después, en 1989, este negocio aumentó su línea de producción y comenzó a distribuir propóleo. Se trata de un remedio natural usado para curar las afecciones de garganta, como la faringitis o la laringitis y aliviar resfriados.

La innovación siempre fue un factor que destacó a este empresario, que no se limitó a distribuir la esencia pura del propóleo o la sangre de drago sino que convirtió esas esencias en polvo concentrado para poder encapsularlas y venderlas. Para 1996, contaba también con concentrados encapsulados de plantas medicinales como la uña de gato y la chancapiedra.

“Los cambios no se hicieron de un día para otro, fue un trabajo que tomó su tiempo y esfuerzo”, comenta Alicia Apunte, esposa de Rodríguez.

Adaptándose a los nuevos tiempos, en el 2002 decidieron invertir en tecnología. Compraron mezcladoras, una tapadora de frascos, balanzas de precisión, utensilios de control de calidad... Resultado de esta innovación comenzaron a producir champú y jarabes como el de zarzaparrilla, que no tiene un sabor amargo sino que sabe a miel.

Renase facturó en el 2010 cerca de USD 181 000. Un año después, esta cifra alcanzó los USD 226 000 y, según Isabel, gerenta general de Renase e hija de Rodríguez, aspiran cerrar este años con una facturación de USD 250 000.

Esta es una pyme familiar. “Mi esposa y yo comenzamos esta empresa cuando nuestra primer hija, Wendy, era muy pequeña. Isabel también era una niña, pero con el tiempo todas mis hijas se fueron incorporando”, comenta Rodríguez. “Ahora tenemos un equipo consolidado. Yo prácticamente me he retirado, ellas se encargan de todo y cuando me necesitan estoy para darles el soporte”.

El trabajo en familia es agradable y productivo, pero para lograrlo “hemos aprendido a diferenciar los temas de la casa de los de la empresa”, asegura Angélica Rodríguez, la menor de las hermanas.

Actualmente, Renase cuenta con una línea de 45 productos entre jarabes, suplementos nutricionales, cápsulas, champú, jabones. Antes de comercializarlos, cada producto debe pasar por los respectivos exámenes de toxicología y farmacología que realizan en laboratorios de Cuba.

En el exterior se abrieron mercado desde el 2002, año en el que estrenaron su página web y llevaron su producto a los Estados Unidos, Canadá, Rusia, Italia Bélgica, España, México y Colombia.

El aceite de hunguragua, utilizado para la detener la caída del cabello, es su producto estrella en el extranjero, asegura Isabel Rodríguez. También lo es la sangre de drago que ofertan en jabón, crema, champú y extracto en polvo.

Magdalena Ramón, dueña de la cadena de tiendas naturistas ‘Natura’, distribuye los productos de este negocio desde sus inicio y lo recomienda. “La sangre de dragon es lo que más se vende en mis locales, su producto es excelente”.

Para abastecer sus pedidos requieren de varios proveedores, entre ellos la empresa Ingeme, a la que compran unos 40 000 envases al año. Elizabeth Carranza, asistente de gerencia, destaca la puntualidad de Renase para sus obligaciones de pago.

Medicina natural

  • En las perchas. Cada producto demora un promedio de un año en salir a la venta. En ese tiempo se hacen los exámenes farmacológicos.
  • Los productos. Todos los productos de esta empresa cuentan con registro sanitario. Renase cuenta con una línea de 45 productos de uso medicinal, alimenticio y cosmético.