Andreína Laines. Redacción Guayaquil/ LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Las megaobras sostienen la trayectoria de Etinar

Los conocimientos en diseño y construcción de tres emprendedores guayaquileños se unieron para fundar, en 1973, el Estudio Técnico de Ingeniería y Arquitectura (Etinar). En ese año, los socios José Macchiavello Almeida, José Núñez Cristiansen y Ángel Proaño Briones empezaron diseñando y construyendo casas para amigos; luego levantaron ciudadelas, edificios, centros comerciales, urbanizaciones, alcantarillados...

Hoy, según cuenta Guillermo Jouvin, gerente general, la firma incursiona en nuevos retos. Uno de ellos, es la construcción de la Hidroeléctrica Río Luis en Zaruma (El Oro). "Una vez, en una reunión nos preguntamos, ¿qué no hemos hecho? y alguien dijo: una hidroeléctrica. Y apostamos por ese proyecto", indica.

Entre las obras de Etinar figuran uno de los primero planes habitacionales populares en Guayaquil: la ciudadela Montebello, ubicada en el noroeste y construida en 1992. Hoteles en la playa también están entre sus obras. Un ejemplo es el Hotel Mira Mar, en Salinas; se suman infraestructuras similares en siete provincias.

La distribuidora de varillas de hierros Maconsa, provee a Etinar de material hace unos 35 años. Javier León, gerente general, afirma que las relaciones comerciales son buenas. "Es uno de nuestros mayores clientes", destaca.

Junto a Etinar trabajan entre 300 y 400 subcontratistas y proveedores, lo que permite emplear a unas 4 000 personas indirectamente. Esta firma constructora facturó en el 2004, USD 10 millones, el año pasado llegó a 42 millones.

Etinar creció al ritmo de Guayaquil. Cuando la gran ciudad se levantaba en infraestructura, esta firma también lo hacía con la construcción de la avenida Del Bombero en 1984, y el Malecón 2000, luego se sumaron al desarrollo urbanístico de Samborondón.

Jouvin recuerda que en 1999, justo el día que en el país se congelaron los fondos bancarios, él asumió la gerencia. Por eso añade que la empresa afrontó cambios económicos y políticos y destaca que lograr adaptarse a ellos les permitió crecer y posicionarse en el mercado. "La empresa se ha organizado de tal manera que le permite gestionar múltiples proyectos de manera simultánea", señala.

Diego Serrano, gerente general de Inesa menciona que Etinar es una compañía de grandes proyectos. "Hacen obras grandes y emblemáticas", agrega. Inesa realiza las instalaciones eléctricas y telefónicas a unas 6 u 8 construcciones de Etinar al año. Esas obras suelen durar de seis a 18 meses.

En el 2012, esta empresa pagó USD 292 502 por Impuesto a la Renta Causado al Servicio de Rentas Internas y en lo que va del año registra USD 10 712 en impuestos a la salida de divisas.

  • El insignia

Erding Flores, jefe de compras

'Sobrevivimos a los cambios del país'

Ingresé a Etinar cuando la empresa apenas tenía tres años de ser fundada, soy uno de los colaboradores más antiguos.

Recuerdo que yo llenaba los cheques en máquina de escribir e iba a pagar a los obreros en efectivo. Llevaba dinero en mis bolsillos hasta la obra. Hoy todo cambió, soy Jefe de Compras, apruebo todos los pagos bancarios.

La empresa fue creciendo poco a poco, según la demanda de infraestructura de la ciudad. Al inicio hacíamos obras pequeñas y hoy ya hemos construido casi de todo. Trabajar en Etinar me dio confianza y estabilidad. En estos 37 años que llevo laborando puedo decir que es una empresa visionaria. Es una compañía que ha sobrevivido a los cambios del país y a sus cri sis económicas.