placeholder

Memo de la semana: el consumo, al alza

Las cifras de la Superintendencia de Bancos y Seguros lo demuestran. Para mencionar un par de datos: durante la última década, el número de tarjetahabientes se incrementó en un 275%; además, solo el año pasado, el consumo en el mercado ecuatoriano con tarjetas de crédito superó los USD 7 200 millones.

La capacidad de endeudamiento que actualmente refleja el mercado responde a factores como la alta liquidez que existe en la economía. Para añadir otras cifras, la Asociación de Bancos Privados del Ecuador reportó que, hasta enero pasado, los depósitos llegaron a USD 18 355 millones.

A simple vista, un ambiente de mayor prosperidad -como consecuencia de un mayor circulante-, se refleja en todas las ofertas comerciales que se presentan al consumidor, para la adquisición de vehículos, electrodomésticos o hasta prendas de vestir o perfumes. Mientras exista un poder de compra, no habría motivos para preocuparse y la posibilidad de una burbuja de consumo, pasaría casi desapercibida.

Sin embargo, la bonanza no es eterna y la historia económica ha demostrado que hay ciclos en los cuales también se presentan épocas de ‘vacas flacas’. Pero, más allá de esta posibilidad, es más común escuchar casos de sobreendeudamiento en los que han tenido que intervenir los departamentos de Recursos Humanos, para ayudar al empleado.

En este época de alta liquidez es indispensable promover en los ciudadanos, hábitos de control en el gasto. Las campañas de educación financiera son oportunas en la medida en que contribuyen a minimizar los impactos en las finanzas personales, que al final redunda en un beneficio familiar. En este tema, las autoridades también tienen la palabra.

Tags