placeholder

Casi la mitad de la población prefiere comprarle al tendero

¿Dónde gastan los ecuatorianos?

En la avenida Miraflores y calle 6ta., en el noroeste de Guayaquil, la despensa Manuelito atiende desde las 06:00 de lunes a domingo. Marcos Guamán, tendero principal del local, indica que la tienda lleva 15 años en el sector y que su horario normalmente se extiende hasta las 23:00, todos los días.

Esta tienda del sector de Miraflores es una de las 21 684 registradas en el Censo Económico 2010 del INEC en Guayas. En Pichincha, ese número asciende a 16 447 tiendas, Manabí tiene 7 667 y en Azuay se contabilizaron 4 764. Es en estos negocios donde se concentra el 48% del gasto de los ecuatorianos. En mercados y ferias libres también se negocian los ingresos (30%).

Guamán, quien lleva tres años a la tienda, plantea sus propias interpretaciones al conocer aquellos datos estadísticos: las familias tienen menos integrantes, así que no es conveniente abastecerse con grandes cantidades de víveres que perecerán al poco tiempo. "Las tiendas somos parte del barrio. La gente compra su gaseosa para el almuerzo o lleva la leche para el desayuno del siguiente día".

Para la economista y ex catedrática Lucía Montúfar, el rol de las tiendas de barrio se ha mantenido pese al incremento de supermercados y a la mejora en los ingresos del grueso poblacional. "Hace dos décadas, la voluntad del tendero le permitía a la persona tener la comida o no en tu casa porque fiaban las compras. Ahora la gente sigue fiando pero a dos o tres meses en los supermercados".

Según datos del Overview 2012, de IPSA Group (hoy Nielsen), a escala nacional se registraron más de 390 locales de cadenas de supermercados o autoservicios en 70 ciudades.

A menos de 200 metros de la despensa Manuelito se encuentra el minimercado Juanito. Con 22 años atendiendo a los moradores de su cuadra recibe la visita semanal de 16 proveedores. Entre los principales están ARCA Continental (de bebidas gaseosas y snacks), Pronaca, Cervecería Nacional y Nestlé.

Juan Carlos Caba, de la segunda generación de los propietarios de aquel local de 40 metros cuadrados, indica que no llevan una contabilidad minuciosa sobre sus ventas, pero que al día se venden unos USD 150 a 300. "La afluencia de clientes se incrementa durante los fines de semana".