Ivanna Zauzich / Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

Una moda que está en alza y se pinta a mano

Similar a un lienzo, algunos diseñadores toman prendas terminadas como camisetas, pantalones y carteras, y con aerosoles o pinceles delinean paisajes, mezclan colores y dan personalidad a la ropa que exhiben y comercializan.

Esta tendencia de prendas pintadas a mano tomó fuerza en la década del 90 en Barcelona (España). Desde el 2010 es más evidente en Ecuador, donde ha despuntado, porque el consumidor es menos convencional que hace unos años, y más atrevido para vestir, explica la diseñadora de Moda, Amelia Crespo.

Es común usar una chaqueta formal con una camiseta con un dragón pintado a mano. También es viable vestir camisa y zapatos elegantes con un jean, en donde las rosas dibujadas con barniz den el toque moderno. Zapatos, pañoletas, pantalones, camisetas y carteras son las prendas más comunes para plasmar la creatividad de los diseñadores.

En esta tendencia también se generan alianzas estratégicas. Por ejemplo, los diseñadores se alían con pintores para que dibujen en las prendas. También pactan con poetas para transcribir fragmentos de sus textos en camisetas, dice Miguel Sánchez, diseñador de objetos.

En Cu Gallery Fashion Art (centro de Cuenca), los diseños pintados a mano se evidencian en las perchas, estanterías y paredes. Bolsos con retazos de tela dibujados con mariposas, paisajes... decoran el almacén. Para la vendedora de este local, Daniela Miranda, esta es una moda que ha crecido en Cuenca, por la llegada de los estadounidenses y canadienses que viven en la capital azuaya y valoran el trabajo artesanal en las prendas.

Asimismo, los jóvenes son más atrevidos y buscan exclusividad en sus prendas. Esta tendencia, continúa Miranda, le da al consumidor la tranquilidad de que adquiere un objeto único, ya que cada prenda se pinta y no se repite ese diseño.

Susana Muñoz, de 23 años, adquirió una cartera y pañoleta pintadas con el mismo paisaje, “que hacen juego”. Ambos productos costaron USD 40.

El perfil del consumidor son mujeres ecuatorianas entre 14 y 25 años y extranjeros entre 30 y 60, asegura Miranda.

Otro local que oferta ropa, prendas y accesorios pintados a mano es Manly (Centro). Uno de sus propietarios, Topher Guzmán, comercializa material de arte, pero desde el 2011 identificó la oportunidad de diversificar la oferta y diseñar camisetas, mochilas… En una vitrina están estos productos que “han tenido acogida del público cuencano”.

Igualmente, Guzmán pinta parches para que sus clientes adhieran en la ropa o accesorios. “Así, dan un valor agregado a su vestimenta”. Para él, el consumidor es más exigente y demande productos de mejor calidad. En este local, él conversa con los clientes sobre sus gustos, pero en cada dibujo imprime su estilo.

El mercado

Los costos.  Según el trabajo y materiales utilizados varía el precio. Estas prendas se encuentran, en promedio, en USD 30.

La oferta.  En las boutiques galería o encuentros artesanales se pueden encontrar estas prendas. También hay marcas europeas que comercializan esta ropa.