Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

La oferta de libros digitales es mínima en Ecuador

Libro electrónico, libro digital, ciber libro o e-book son algunos de los términos que se utilizan para definir a los libros en formato digital a escala mundial.

Desde su creación, en 1949, cuando la española Ángela Ruiz Robles patentó su Enciclopedia Mecánica en formato digital, hasta la creación del Kindle y Papyre (dispositivos de lectura de libros) en el 2007, la evolución de la tecnología permitió que surja la lectura digital.

En Ecuador el tema es incipiente. En el 2008, por ejemplo, se publicaron solo 27 títulos electrónicos. La cifra representa el 1,7% del total de publicaciones de ese período. El 98,3% restante se distribuyó entre publicaciones de papel bond, periódico, couché...

Para el 2010, se publicaron 219 títulos digitales, es decir el 5,6% de las publicaciones del año. Así se señala en el texto ‘El libro en el Ecuador 2010’, publicado por la Cámara Ecuatoriana del Libro.

En estos días, una obra ecuatoriana que es parte de la tendencia es ‘Las dictaduras del Siglo XXI’, del ex presidente Oswaldo Hurtado. El texto se encuentra en Amazon.com a USD 9,99.

También hay obras digitales de autores ecuatorianos como Jorge Icaza, Abdón Ubidia, Ángel F. Rojas, Enrique Adoum, entre otros. A escala global, novelas, textos como el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española o la Biblia Católica Romana han optado por ‘convertirse’ en archivos multimedias.

En el mercado existen varios géneros de libros digitales y algunos pueden ser gratuitos. Su principal punto de venta son las páginas on line de descarga como Mercado Libre, iTunes, Amazon...

En el 2009 la venta de los libros electrónicos alcanzó los USD 25 millones a escala global y en marzo del 2012 las ventas crecieron en un 175% frente a marzo del 2011, según el portal Amazon.

Pero no solamente los libros han cambiado a este formato. Las historietas digitales (e-cómics), o los audiolibros (libros en formato de audio mp3) también pasaron al formato digital. Alfonso Castro, administrador del portal de cómics www.submanga.com cuenta que los distintos formatos (wav, pdf, mobi, etc). facilitan la lectura de los textos “Uno puede leer un cómic que no llegará nunca a Ecuador y además lo lee traducido dos días después de su publicación”.

Asimismo la venta de los dispositivos electrónicos para lectura de libros digitales alcanzó ventas por USD 9,8 millones este año, en el mundo según el portal web Amazon. Estos dispositivos pueden almacenar desde los 50 000 a los 88 000 textos y su costo ha disminuido desde USD 299 en el 2007 a USD 100 en el 2012, para dispositivos genéricos.

Cecilia Miranda, usuaria de Kindle, cuenta que bajo esta plataforma tiene a su disposición libros gratuitos en Internet y además facilitó su lectura. “Los nuevos dispositivos tienen una pantalla opaca lo que hace que la vista no se canse y sean fáciles de leer. Además es la misma lectura del libro impreso, pero utiliza menos espacio”.

La Escuela Politécnica del Ejército y la Universidad San Francisco de Quito cuentan con bibliotecas multimedia a disposición del público general y de los estudiantes.

Mauricio Pinto, estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, cuenta que este sistema facilitó su aprendizaje ya que “la disponibilidad de los libros en Internet permite que todos tengan acceso al texto desde su hogares”.

A su vez los libros impresos han cambiado su formato para ser protegidos. La hemeroteca de la PUCE hoy cuenta con libros de 100 años de antigüedad en formato pdf. “Los libros se destruyen con la exposición a la luz y el formato digital evita que se dañen”, cuenta Pinto.

Pero a pesar de la popularidad de los dispositivos, los libros impresos no serán remplazados tan fácilmente. “Es una experiencia diferente, no se tiene tanta cercanía o sensación de soporte. Además su vida útil es menor y necesitan de energía eléctrica”, cuenta Miranda.