placeholder
Evelyn Tapia (I) Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Pablo Arosemena: 'El sector empresarial del país necesita estabilidad tributaria'

El anuncio gubernamental de aplicar un impuesto a la 'comida chatarra', la tasa de USD 42 para las importaciones 4x4 por vía courier y la Resolución 116 del Comité de Comercio Exterior (Comex), que fue calificada como restrictiva a las importaciones, por la Comunidad Andina de Naciones (CAN), son algunos de los temas que preocupan al sector productivo. El Presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil analiza este escenario y los impactos que pueden provocar en el desempeño empresarial.

Los gremios productivos se han mostrado a favor de la creación de una ley que promueva una alianza público y privada. ¿Por qué considera pertinente esta propuesta? ¿Es viable en el escenario de la actual gestión del Gobierno?

El libre comercio es importantísimo; las zonas francas, por ejemplo. Aquí siempre ha habido zonas francas, pero nunca se han explotado. Para salud, educación, sería positivo que el Gobierno dé cabida a la inversión privada, creando zonas francas en esas áreas, como para que haya inversión privada en hospitales, escuelas... No por razones negativas, aún si nos va bien como país, deberíamos trabajar juntos.

Al hablar de la necesidad de trabajo conjunto entre los dos sectores, cabe analizar, ¿cómo se encuentra el sector privado en relación al público en cuanto a inversiones? Hay más inversión pública que privada; en ese sentido, existen oportunidades para que crezca la inversión privada. Hay que destacar las cosas positivas que se han hecho para que el sector privado se mantenga bien: primero, mantener la dolarización; luego, haber dado paso a la negociación de un acuerdo con la Unión Europea (UE), porque eso va a traer mucha inversión para los sectores productivos y generar más empleo. Deberíamos buscar aún más acuerdos, con la Alianza del Pacífico y con nuestro mayor socio comercial, EE.UU.

Precisamente en temas de comercio exterior, algunos analistas consideran que luego de que la Secretaría General de la CAN ratificó que la Resolución 116 es restrictiva al comercio intrasubregional, la posición del Ecuador no es la más adecuada para buscar nuevos acuerdos.

Somos países amigos. Coyunturalmente habrá momentos en que cada país, velando por sus propios intereses, trate de ver qué es lo mejor para sus empresarios, es circunstancial. Sí nos afectó de dos maneras; lo principal es que nosotros promovemos el libre comercio, y si te dicen que por salvaguardar la balanza comercial van a poner trabas al comercio y el comerciante tiene que comprometerse a importar un 30% menos, por ejemplo, eso equivale a que le digan que va a ganar un 30% menos de lo que ganaba antes. El otro problema es que si usted tiene un nicho de mercado en el Ecuador y lo satisface trayendo los productos de alguno de esos países, ahora tiene que cumplir con normativas nada fáciles. Esa tramitología es equivalente a un laberinto.

En cuanto a normativas, el Comité Empresarial Ecuatoriano y los empresarios en general cuestionan que se hayan expedido unas 2 000 normas para el sector productivo. De esas, el 40% son reformas. ¿Esto se ha dado porque no ha habido suficiente diálogo con el Gobierno?

Hay oportunidad de mejorar la fluidez del diálogo, porque así nos enteramos de lo que plantean hacer con tiempo. Si nos consultan con tiempo, les vamos a transmitir lo que pasa en el gremio. En el tema tributario, por ejemplo, nos interesa la estabilidad tributaria, porque así podemos prever, hacer presupuestos, salir a contratar gente, manejar el negocio sin sobresaltos.

¿Cómo analiza la estabilidad tributaria en el Ecuador. El Gobierno, por ejemplo, lanzó el anuncio de un impuesto a la 'comida chatarra'?

El impuesto a la mal llamada comida chatarra, que no está muy claro si es a la comida rápida de las cadenas internacionales o la que tiene exceso de grasa, me gustaría que se explique bien. La comida rápida, aunque sea de cadenas internacionales, es barata. Si se habla de un impuesto, sería un impuesto represivo que golpearía más al que menos tiene, porque la gente que tiene dinero va a restaurantes de mantel, no tanto a estas cadenas. La mejor manera sería educar a la gente con campañas para mejorar los hábitos alimenticios o poner incentivos, es decir, bajar los impuestos a la comida saludable.

La tasa de USD 42 a través del sistema 4x4 también incidirá en la clase media, según los couriers. ¿Cómo visualizar ese impacto?

Lo de fondo sería que los aranceles sean menores para el empresario que trae productos importados para que aumente el comercio nacional, así hay más negocios y se genera más empleo. El Impuesto a los Consumos Especiales (ICE), por ejemplo, sería ideal que baje. En Chile tienen un arancel promedio bastante bajo comparado con el de Ecuador.

Además de la estabilidad tributaria, el gremio empresarial privado se ha mostrado inquieto por el nuevo Código Laboral. ¿Qué cree que se debería considerar en ese documento?

Lo principal es la noción de productividad; poder hacer más con menos. El Código debería ser amigable con el empresariado de manera que permita que sea fácil contratar a la gente, invertir en talento humano. La productividad debe ser el eje de ese nuevo Código de Trabajo. Todos los comerciantes que generan empleo, cuando se encuentran con un colaborador que es negativo para la empresa, les resulta difícil salir de ese mal colaborador. Cuando alguien no funciona, debería ser fácil prescindir de esa persona, pero no es así. Eso debería cambiar.

¿Cómo se encuentra el sector empresarial en momentos en los que los ciclos económicos cambian y cómo ve la economía con las nuevas normativas, el Código Monetario, por ejemplo?

Hay que fortalecer la dolarización, blindarla. Vendrán reglamentos del Código (Monetario), y es importante que estemos seguros de que el dinero electrónico va a estar respaldado por dólares de verdad. Hay que ver las cosas con positivismo, pero también es importante tener una dosis de realismo. Creo que el tener dolarización y un acuerdo con Europa son situaciones fantásticas, pero lo que necesitamos es estabilidad tributaria.

¿QUIÉN ES?

Formación. Economista con un máster en Acción Política de la Universidad Francisco de Vitoria (España) y un diplomado en Competitividad Global en Georgetown University (EE.UU).

Experiencia. Director de Fundación Ecuador Libre y fundador de Inteligencia Estratégica.