Pedro Maldonado Ordóñez Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Paula Acosta sabe cómo llegar al mercado alemán

Tiene 33 años, estudios en ingeniería industrial y una maestría en agricultura internacional. Vive en Berlín, Alemania, desde el 2005, pero visita Ecuador una vez al año, por lo menos.

Paula Acosta ha trabajado para el Departamento de Agricultura Industrial de la ONU, así como para el Ministerio de Desarrollo de Alemania. En la primera organización se enfocó en productos de África, Asia y América Latina; en la segunda se enfocó en proyectos de desarrollo en Uganda.

También pasó por el sitio de ventas en línea eBay y por Belco Resources, una firma estadounidense especializada en insumos agrícolas.

Nacida en Quito, en mayo de 1979, Acosta cuenta que luego de la experiencia acumulada en los empleos mencionados decidió, junto con su esposo de nacionalidad alemana, hacer algo por Ecuador. Así surgió, en el 2008, Quitoberlin, una compañía que importa, distribuye y posiciona productos ecuatorianos con valor agregado. "Buscamos productos con sostenibilidad que tengan potencial en el mercado alemán, que se caracteriza por su exigencia", señala durante una entrevista efectuada por Skype.

Desde ese año hasta la fecha, Quitoberlin, con la dirección de Acosta, ha llevado al mercado alemán productos como los chocolates Pacari, los snacks de Kiwa, las bananas, los mangos y las papayas de Indatbio, las uvillas de Tankay Social Business... firmas ecuatorianas con crecimiento en los mercados internacionales.

Dennis Brito, representante de Tankay Social Business, explica que Acosta cumple las veces de un soporte comercial en Europa. Brito la conoce desde la infancia, pero recién hace un par de años, en una feria en Alemania, retomó el contacto con esta joven que extraña el sol de la mitad del mundo. El vocero de Tankay Social Business la considera una profesional directa y muy seria. "Confiamos en ella porque desarrolla los proyectos hasta su finalización".

Otra empresa que confía en la labor de Acosta es Inalproces, que elabora snacks de frituras de chifle, camote, remolacha, yuca, mote.... que se comercializan con la marca Kiwa. Su gerente, Martín Acosta (quien aclara que no existe ningún parentesco entre los dos), la conoció en el 2009 durante una feria en Colonia, Alemania. "Ella representaba a marcas orgánicas y eso nos sirvió para llegar al mercado alemán".

En palabras de Acosta, la representante de Quitoberlin tiene la paciencia para negociar con Alemania. "Ella conoce muy bien la cultura alemana porque vive allá. Es muy trabajadora, ha labrado camino en un mercado difícil".

Los testimonios de los voceros de Tankay Social Business y Kiwa muestran que las ferias internacionales de negocios son una suerte de hábitat natural para Acosta. Esto se confirma con la experiencia vivida por Fernando Monsalve, gerente de Indatbio. Esta empresa, con sede en El Oro, produce y exporta banana, maracuyá, mango y papaya orgánicos. Él también la conoció en una exposición de productos alimenticios en el país germano.

Monsalve cuenta que la tarea de Acosta es buscar compradores para los productos de Indatbio. Según este empresario, la quiteña es una mina de oro por explotar. "Tiene potencial y mucho por crecer. Paula está muy conectada con publicaciones y clientes alemanes, además con su empresa cumple una valiosa labor de promoción del Ecuador".

Al hablar de su emprendimiento, Acosta recuerda que en principio no tuvo la respuesta esperada. Sostiene que Alemania es un mercado interesante, pero difícil. "La gente no gasta tanto como uno creería en comida y ese es el reto para nosotros, hacer que el alemán pruebe un producto ecuatoriano y luego que lo compre. Además, el factor precio pesa mucho en este mercado".

Al recordar los inicios de Quitoberlin, Acosta cree que su idea fue inocente. Pero Ulrike Stieler, directora de Servicios Económicos de la Cámara de Industrias y Comercio Ecuatoriano-Alemana, cree que Paula y su esposo manejan muy bien la selección de productos ecuatoriano que llevan a Alemania: "utilizan criterios de distinción y originalidad".

Para la funcionaria del gremio ecuatoriano-alemán, llegar a Alemania es difícil. No cualquiera puede ofrecer productos de lujo, añade y resalta que Acosta lo está tratando con constancia, corrigiendo errores. "Es complicado pero está bien encaminada".

Ahora Acosta sigue soñando con colocar más productos ecuatorianos en Alemania, pero también anhela que Ecuador cuente cada día con más emprendedores. Mientas cumple sus deseos continúa con sus actividades en Berlín, sus viajes por el interior de Alemania y su gusto por el campo, sin descuidar su trabajo. Por eso Ana Crsitina Solano, quien colaboró en Quitoberlin, destaca que Acosta se preocupa del bienestar de las personas con las que trabaja. "Es una mujer que no duda en animar y felicitar cuando lo ve necesario".

DEL AGRO AL COMERCIO EXTERIOR

Formación. Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad San Francisco de Quito.

Especialidad. Tiene una maestría en Agricultura Internacional, en la Universidad Humboldt de Berlín.

Experiencia. Trabajó en la ONU, eBay, el Ministerio de Desarrollo de Alemania...