placeholder
Redacción Líderes
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La planificación evitó que el ritmo se detenga

En cada oficina existen hinchas. Y estos hacen lo posible y lo imposible por ver los partidos de sus selecciones favoritas. Con Ecuador eliminado en la primera ronda, las simpatías se dividieron entre Brasil, Colombia, Alemania, Argentina, Holanda, Costa Rica...

Este escenario estaba entre los planes de entidades de los sectores financiero y comercial. Banco Solidario mantiene una estrategia desde el Mundial del 2002, en el que debutó Ecuador. En esa edición, la entidad impulsó el uso de la camiseta de la tricolor. En la Copa de Brasil se mantuvo la idea y se la reforzó con una polla mundialista y con pantallas en las salas de reuniones.

Un vocero de Banco Solidario explica que en ediciones anteriores había un mayor ausentismo durante los partidos claves del Mundial, porque no existía una autorización oficial para verlos.

Pero este año, con un plan del área de Recursos Humanos, se dosificaron las tareas. "Es innegable que la atención durante los momentos de partidos importantes se dispersó. Por eso se evitó organizar reuniones durante los mismos. Aun en las áreas de servicio al cliente, la atención, tanto del público como de funcionarios, se enfocó en los partidos".

Banco Pichincha también planificó para que no se afecte el desarrollo de sus actividades. Luciano Guerrero, vicepresidente de Recursos Humanos, explica que en el auditorio del edificio matriz se habilitó una pantalla gigante para facilitar que los colaboradores disfrutaran de los partidos de mayor interés. "La estrategia promovió la unión de nuestros equipos de trabajo y evitó interrupciones prolongadas de la jornada. Cuando el Ecuador jugó a las 17:00, se modificó la jornada, de manera que los colaboradores puedan salir más temprano y ver el partido en sus casas o en el auditorio".

Una estrategia similar se usó en Corporación Favorita. Para los partidos de la Selección se establecieron horarios especiales para el personal de oficinas, de tal manera que pueda mirar los encuentros. En el caso de los locales, no se puede interrumpir la atención al público y se autorizó para que se escuche el encuentro por un sistema de audio interno.

Los consultados coinciden en que más allá de mirar la productividad o las ventas, el Mundial de Fútbol representó una oportunidad para crear vínculos entre los compañeros de trabajo, sus líderes y los clientes. Hubo una ola positiva que tenía que aprovecharse para bien de todos, señala el vocero de Banco Solidario.