Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 1

En playas, elabora tablas que surfean en Los Ángeles

El itinerario de labores de Jimmy Zhañay incluye un par de horas de surf en la cabecera del cantón General Villamil (Playas), ubicado a 86 km al suroccidente de Guayaquil.

A pocos metros de aquella franja costera se ubica su taller de elaboración de tablas de surf. Estas se fabrican con palo de balsa ecuatoriana (ver puntuales).

El ‘shaper’ -como se denomina a los diseñadores y constructores de estos implementos- conoce del tema desde 1984. Zhañay recuerda que Andrés Kozminki, ‘El gringo Andrés’, le enseñó el oficio.

Para 1991, con una inversión de 1 000 sucres (USD 90 para el cambio de ese año), emprendió su taller de reparación de tablas de surf ante la demanda de los deportistas que llegaban a los más de 15 puntos en los que se puede sortear las olas como Chavela, Sapo, Olas Verdes...

En un terreno de 100 m², los maderos reposan sobre la pared. El proceso se inicia con el corte de las piezas que conformarán la tabla. La estructura interna está compuesta por cámaras que aligeran el peso e incrustaciones de pino y cedro para la resistencia de la misma. El recubrimiento se hace con fibras y resinas que la impermeabilizan. Los costos van desde los USD 500 a los 900 según el modelo.

En el taller, donde colaboran ocho personas, Milton Zhañay, hermano y socio de la firma, verifica el peso del envío: cuatro tablas. Dos del tipo Longboard, cuyo largo supera los 2,7 metros; una Fun board, utilizada por principiantes y una personalizada. Todas con destino a Los Ángeles (California). Este emprendimiento envía un promedio de 18 tablas de surf mensuales desde hace seis años.

Alejandro Corpeño ha adquirido dos tablas elaboradas por Zhañay. Las describe como un bien preciado e ícono de una ideología. “Los surfistas son naturalistas natos y los diseños personalizados atraen a turistas”.

Javier Laines, también socio del emprendimiento, explica que la idea es crear una marca propia. “Las tablas de balsa mantienen un sitial de respeto dentro del deporte, a escala mundial. El reto es dejar de ser proveedores en tiendas y ampliar nuestro mercado”, señala.

Eduardo Ibarra lleva ocho años practicando este deporte, al cual dedica un promedio de ocho horas semanales. Para él, uno de los elementos más llamativos de los diseños de Zhañay es el logotipo. Se trata de dos ‘z’ y que representa la unión de los hermanos Milton y Jimmy.

Existen turistas que vienen a conocer estas playas y las compran -según Jimmy- La elaboración de una tabla se tarda hasta los 10 días. El envío toma aproximadamente siete días.