Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El pollo para todo gusto, la receta de expansión

La idea de ampliar en el país la oferta de pollo rostizado con distintos acompañantes fue lo que llevó a los hermanos Husseyn y Nabil Mansouri a crear Chicken & Chicken en el 2010. “En el Ecuador hay una marca extranjera, líder de segmento. Queríamos agregar al mercado una marca nacional con un sabor diferente para que compita contra esta”, asegura Husseyn Mansouri.

Así, en marzo del 2010, nació el primer local de Chicken & Chicken en el centro comercial Garzocentro 2000, en el norte de Guayaquil. Hoy, la empresa tiene siete locales en la ciudad y uno funciona bajo el modelo de franquicia. Se encuentra en el Centro Comercial Albán Borja.

Los franquiciados que manejan este punto de venta son los esposos Pedro Caicedo y Mónica Roditi. Adquirieron la licencia de la franquicia en diciembre del 2010. “Sabíamos que en ese mes se inauguraba el patio de comidas del Albán Borja y nos interesaba abrir un local. Buscamos una franquicia dos meses antes”, cuenta Caicedo.

Un amigo en común de los hermanos Mansouri y los franquiciados generó el contacto. “Aplicamos para la franquicia, los propietarios vinieron a conocer el espacio y revisaron nuestro perfil. Luego nuestra solicitud se aprobó”, dice Roditi.

Para la obtención de los derechos de uso de marca pagaron USD 5 000, por cinco años (no se pagan regalías). Además, invirtieron alrededor de USD 10 000 en la compra de implementos y en la adecuación del local de 22 m². El punto de venta facturó unos USD 10 000 mensuales en el 2011.

Mansouri explica que la franquicia obtenida por Caicedo y Roditi es una ‘mini’ franquicia. El modelo de franquicia mediana tiene un valor de USD 10 000. La diferencia es la cantidad de equipos, acorde al tamaño del local. Los sitios grandes pueden facturar hasta USD 40 000 al mes, como es el caso del local ubicado en el Malecón 2000.

En Chicken & Chicken se comercializa pollo rostizado en tacos, en hamburguesas, en presas y en combos. Los acompañantes son arroz, menestra, ensaladas... “Una de nuestras especialidades son las salsas de distintos sabores como la japonesa y la mexicana”, dice Mansouri.

Byron Orellana es gerente del Grupo Orellana, proveedor de pollos de la empresa desde el 2010. Dice que el producto que proveen a la marca posee un sabor único. “Son sazonados de acuerdo a su exigencia. La receta no se repite para ningún otro cliente”. Sobre el trato dice que se manejan con seriedad en los negocios.