Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Aquí se ponen los límites para el ganado

En la década de 1970 mantener al ganado en sus corrales era una tarea difícil. La tecnología para electrificar el cercado sin dañar al animal era escasa y se conseguía fuera del país.

Esto impulsó a Enrique Suárez a fundar Tecnicercas, un negocio especializado en la reparación y fabricación de impulsores eléctricos para ganado. Estos artefactos se utilizan en corrales.

Hasta 1974, Suárez se dedicaba al mantenimiento y reparación de radios, televisores, reproductores de video... Hasta que un día, un cliente le pidió que arreglara un aparato que los ganaderos llamaban pastadora y utilizan para electrificar el alambrado de los corrales.

Suárez no conocía ese artefacto y tampoco su funcionamiento, pero aceptó repararlo como un reto personal. Lo arregló y en poco tiempo su trabajo se dio a conocer en Cayambe y los ganaderos de esta zona comenzaron a buscarle para que reparare muchas otras pastadoras.

“El nombre técnico es impulsor electrónico para ganado y para entonces no se fabricaban en el país. Solo los ganaderos que salían del país conocían este producto y los traían; pero si se dañaban, no había un lugar en dónde repararlos”.

Suárez era dueño de Tecnicel y allí, durante seis años, trabajó reparando impulsores. En ese tiempo llegó a conocer bien su funcionamiento.

Para 1980, la demanda aumentó y la falta de competencia en el mercado llevó a crear sus propias pastadoras. Ese año cambió el nombre de su empresa por Tecnicercas y la convirtió en un negocio especializado en impulsores eléctricos para ganado.

Para producir sus primeros impulsores requirió de una inversión inicial de seis millones de sucres, es decir cerca de USD 240 000. Del total de la inversión, cinco millones de sucres le fueron entregados como un préstamo de la Asociación de Ganaderos del Ecuador y el millón restante lo puso de su bolsillo. Este dinero sirvió para comprar material electrónico y cajas de fibra de vidrio para cubrir los circuitos.

En 1980 vendía un promedio de 10 impulsores por mes, cada uno con capacidad para electrificar hasta 40 km de cercado. En 1990, Tecnicercas lanzó su producto estrella La Pastorcita, un impulsor que, según el modelo, puede electrificar desde 8 hasta 150 km.

Adicionalmente, Suárez combinó tecnologías y lanzó al mercado impulsores que funcionan con energía solar y de batería recargable. El costo, dependiendo del alcance y la tecnología, oscila entre USD 150 y 650, por unidad, sin el IVA.

Para el 2010, en Tecnicercas se vendían hasta 50 impulsores al mes, eso generó ingresos cercanos a los USD 100 000. Con la entrada del producto colombiano, al año siguiente, la cifra de facturación bajó a USD 50 000 y, en el 2012 se mantuvo.

Sin embargo, el servicio de asistencia no ha decaído, explica Nancy Suárez, del Departamento de Adquisiciones de la Asociación de Ganaderos.

“Cuando se trata de impulsores importados, la reparación puede tardar tres semanas. En Tecnicercas atienden de inmediato, incluso los contratan para que reparen las pastadoras que no son de su marca”, asegura la representante de la Asociación.

Actualmente, los impulsores La Pastorcita son fabricados por Suárez y sus dos hijos: Darío y Paúl Suárez. Los tres dirigen el negocio desde las oficinas en Quito y Cayambe.

A pesar de la disminución de las ventas, Tecnicercas cuenta con algunos clientes continuos como Pedro Miranda, quien maneja una hacienda en San Miguel de los Bancos. Él destaca la calidad del producto de Tecnicercas.

“Los impulsores La Pastorcita son de buena calidad, por eso no se dañan con facilidad. Además, no lastiman al ganado, el choque eléctrico solo les asusta”, dice este administrador de la hacienda ubicada al oriente de Pichincha.

Cuatro datos extras

Los equipos.  Los impulsores La Pastorcita cuentan con una caja aislada de fibra de vidrio y de alta resistencia.

Energía solar.  También se ofertan impulsores La Pastorcita que cuentan con un panel solar. Estos pueden lectrificar hasta 60 km de cercado y cuestan USD 605 000, más IVA.

Las reparaciones. En Tecnicercas también ofrecen asesoramiento para la instalación de cercado eléctrico para ganado y reparación de impulsores de otras marcas.

Los recargables.  Un impulsor recargable necesita al menos ocho horas de recarga; utiliza electricidad doméstica.