Evelyn Tapia
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Probrisa, el sector pesquero fue catapulta

Con 800 clientes y 33 años de operaciones, la firma Probrisa, que fue fundada por el holandés Gosseling de Vries en Guayaquil, cruzó fronteras hace cinco años y opera también en Perú.

La empresa que atiende al sector pesquero desde seis sedes: dos en Guayaquil, dos en Manta, una en Quito y otra en Piura, ahora está al mando de los tres hijos del empresario holandés radicado en Ecuador: Gosseling, Max y Liz.

Gosseling de Vries W., el hijo mayor, es desde 1993 el gerente de esta empresa que arrancó sus operaciones comercializando los materiales e insumos que se requieren para las labores de pesca, también conocidos como “artes de pesca”. Además, actualmente brinda servicios de armado de redes pesqueras y ensamble de mangueras hidráulicas y estrodos (herramientas que se utilizan para levantar carga).

De Vries cuenta que su padre estuvo en Perú inicialmente dedicado a la producción de harina de pescado, “pero cuando se estatizó el negocio, él y otros empresarios también migraron a Ecuador. Ahí se dio cuenta que en el mercado había dificultad para conseguir insumos para la actividad pesquera”, cuenta el gerente.

Fue entonces que decidió apuntar a ese negocio, pues conocía las necesidades del mercado. “Cuando empezó, vendía un solo producto, él mismo importaba, vendía, cobraba, hacía todo. Si han crecido tanto, es por esa visión y organización que tuvo el fundador”, recuerda Jannet Salinas, la colaboradora más antigua que tiene esta organización.

Actualmente, la empresa distribuye productos de unas 10 marcas y ofrece servicios de armado de redes de hasta 2000 metros de largo por 300 de profundidad, que pueden tomar unos 30 días de trabajo y llegan a costar hasta medio millón de dólares.

La empresa genera de 100 a 180 empleos, la cantidad fluctúa por temporadas altas y bajas de la actividad pesquera. Para afianzarse en el mercado, dice de Vries, apostaron a tener personal calificado, de manera que las redes sean reconocidas por su calidad y durabilidad.
“Con nosotros trabajan personas que vienen de familias de rederos. Además, tenemos ingenieros pesqueros y equipos de computación para medir y diseñar redes”, explica. De las actividades de la firma en la rama de la pesca, el armado de redes corresponde al 50% de la división.

Para ofrecer este tipo de servicios, desde 1993 comenzó a operar en Manta el primer patio de redes del Ecuador tecnificado, para servir a la creciente flota atunera en este puerto pesquero.

Aunque al principio su actividad se concentraba totalmente en proveer insumos como redes, cables, mangueras, chalecos y lubricantes, ahora este sector representa el 70%. El resto corresponde al sector de los hidrocarburos.

Empresas como Odebrecht y Petroecuador son clientes de la firma. “Los cables de acero se venden en la industria petrolera para líneas de perforación, los estrodos también, se usan para levantar cosas muy pesadas”, explica.

Debido a que estos nuevos clientes tienen sus sedes en Quito, la empresa abrió oficinas en esta ciudad. Además, con una inversión de unos USD 180 000 se implementó una planta para armar estrodos, que se requieren en este tipo de industrias.

Este año la empresa tiene expectativas positivas de crecimiento tras el acuerdo con la Unión Europea (UE), que beneficiaría a sus clientes, empresas del sector atunero sobre todo. “Si ellos tienen más mercado para exportar van a invertir más en incrementar su producción y eso nos ayuda”.

Insignia

[[OBJECT]]
Estoy en la gerencia desde 1993. En esa época el sector pesquero representaba el 90% de nuestras actividades, ahora es del 70%. En el sector petrolero hemos crecido bastante, les proveemos insumos desde hace más de diez años. La baja del precio del petróleo nos va a afectar en esta área, porque si la obra pública baja, venderemos pocos materiales. Por eso estamos tratando de crecer en otros sectores. En Perú nos está yendo muy bien.