Juan Carlos Brito es el gerente de la panadería  ubicada en Riobamba. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Juan Carlos Brito es el gerente de la panadería ubicada en Riobamba. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Cristina Marquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Recetas originales de pan que tienen 86 años

16 de agosto de 2016 11:37

Cada tarde, en los exteriores de la Panadería La Vienesa, se forma una larga fila de clientes que esperan adquirir el producto estrella de esta empresa familiar: palanquetas de agua y pan de centeno. Estas recetas están intactas desde hace 86 años.

Gilberto Brito fundó la empresa en 1930, en Riobamba. Él invirtió cerca de 300 000 sucres en la importación de hornos y maquinaria alemana para sus preparaciones, y transformó su casa en la planta de producción de pan más grande de esa época en la ciudad.

“Él siempre pensó en grande. Desde que se creó la empresa tuvo la intención de producir pan para distribuirlo a las tiendas”, cuenta su nieto, Juan Carlos Brito, quien ahora se desempeña como gerente de la empresa.

De hecho, esa estrategia de distribución de pan también se mantiene en la actualidad. En Riobamba y Cajabamba hay al menos unos 350 puntos de venta y dos sucursales de la panadería.

Cuando Brito inició el negocio contrataba pequeñas carretas para distribuir el pan por la ciudad. Hoy, lo hacen con seis camiones que empiezan sus recorridos a las 04:00, para que los productos lleguen frescos a las tiendas.

En la planta de producción, situada en el Centro Histórico de Riobamba, cada día se producen entre 20 000 y 22 000 panes de 50 variedades. Hay clásicos como moldes de pasas, bolas de dulce, briollos, cachos, yemitas… y también recetas nuevas que se agregaron al menú para cubrir las nuevas tendencias del mercado, como pan dietético, pan de fibra, muyuelas, entre otros.

Pero los panes con más aceptación, y que incluso se consideran una tradición riobambeña, son las palanquetas de agua. Por eso, el 72% de la producción de la empresa corresponde a esta variedad.

Para prepararlas los panaderos siguen una receta alemana que se convirtió en la marca de la empresa desde su creación.

“Uno de los técnicos alemanes que vino a Riobamba para instalar los equipos que compró mi abuelo era panadero. Él lo convenció de quedarse. Así surgieron las primeras recetas y gustaron tanto que aún las conservamos”, dijo.

Él y su hermano Luis asumieron el mando de la empresa en el año 2000 y son la tercera generación al frente del negocio familiar. Ellos invirtieron unos USD 150 000 en la adquisición de cinco camiones para la distribución y otros

350 000 en la renovación de las maquinarias para la planta.
Esta inversión les permitió duplicar la producción e incrementar los puntos de ventas en la ciudad. Además, el proceso en la planta de producción se volvió más ágil y efectivo.
Los nuevos administradores implementaron dos sucursales de la panadería que a su vez funcionan como cafeterías. Allí se ofrecen desayunos, sánduches y otras preparaciones hechas con el pan de La Vienesa.

A mediano plazo, la familia Brito espera encontrar nuevos mercados en Riobamba para incrementar su producción, pues la inversión reciente amplió su capacidad. Mientras que a largo plazo esperan expandirse a otras ciudades.

Para Rosa Espinoza, propietaria de uno de los puntos de venta más grandes de Riobamba, el sabor del pan y el nombre reconocido de la empresa en esta céntrica urbe son la razón del éxito. “La gente ya sabe a qué hora llega el pan de La Vienesa y viene. Ni siquiera necesitamos hacer publicidad”.