placeholder
Jeeyla Benítez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La red móvil de cuarta generación prende motores

Una autopista de 10 carriles de ida y 10 de regreso estará habilitada para el flujo de información web. Así consideran los expertos al ancho de banda de la red de cuarta generación (4G) por donde transitarán los paquetes de datos a alta velocidad.

Una vez que el Gobierno dio luz verde para el desarrollo de esta tecnología, el país contará con mayor velocidad de navegación a partir del segundo semestre de este año. La operadora encargada de dar este servicio, hasta el momento, es la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT).

Rubén León, secretario Nacional de Telecomunicaciones (Senatel), señaló que en la próxima semana es probable que también se les permita a las otras dos compañías móviles, Movistar y Claro, acceder al espectro radioléctrico para la instalación de esta tecnología 4G.

El beneficio para los usuarios radica en la rapidez de la red, señala Erasmo Rojas, director para América Latina y el Caribe 4G Américas. A manera de ejemplo, el experto explica que si un usuario va a descargar un CD de música en una red 2G (tecnología antigua) puede tardar 74 minutos. En la de 3G le tomaría unos 25 minutos y en una red 4G solo requerirá de 54 segundos. Asimismo, la descarga de una película demora unas ocho horas en la red 3G, mientras que en la 4G demoraría unos 17 minutos. Esto se aplica para la navegación a través de una computadora o un móvil.

Con esta versión coincide Juan Carlos Cisneros, gerente de Alcatel en Ecuador, quien destaca que los usuarios buscan ahora experiencias de calidad, es decir, interactividad con la red. “Somos testigos de que la gente busca mucho entretenimiento, videos, compras a través de redes móviles, etc.”.

La calidad de todos estos servicios mejora con la nueva tecnología, la cual es una evolución de la vigente: 3G y HSPA+. Con mejores servicios, el beneficiado es el usuario, que podrá, por ejemplo, ver los partidos del Mundial de Fútbol en una tableta o en un smartphone. Así, las preferencias de los usuarios pueden ser personalizadas a través del tiempo y de los dispositivos.

Los usuarios están demandando más velocidad, pero eso va de la mano con la capacidad económica para adquirir los terminales. La regla es que la tecnología antigua cuesta menos. De ahí que en el país 1,8 millones de líneas están en la red 3G, mientras que en la 2G hay 15 millones de líneas, de un total de 16 millones de líneas en telefonía móvil.

Ricardo Jaramillo, gerente de Internet de Movistar, explica que estas cifras del mercado explican la capacidad de compra de los usuarios. Pues mientras más avanzada es la red, los teléfonos requieren la nueva tecnología para operar.

En cambio, si el teléfono está diseñado para una red 2G, el usuario no podrá utilizarlo en una red superior (3G).

Lo anterior obliga a escoger un plan de telefonía móvil que vaya acorde al teléfono. Así, las propuestas comerciales de las operadoras móviles en el país están asociadas a la capacidad de navegación de los celulares.

Por ejemplo, la mayor tecnología que tiene el país es la red HSPA+ y para ello están habilitados los teléfonos Samsung Galaxi II, III, el iPhone 4S, 5, etc.

Según las estadísticas de la organización América Latina y el Caribe 4G, el tráfico de voz móvil está perdiendo peso y representará un 45% en diciembre del 2016. Mientras que el 50% estará en el tráfico de datos (red 4G).