Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La rentabilidad se mide en la acústica

En el piso del sótano de la casa de Sergio Sacoto, que se convertirá en su nuevo estudio de grabación, se pueden observar madera, lana mineral (fibra que se obtiene de roca volcánica) y esponjas. Estos materiales servirán para el acondicionamiento acústico de su centro de grabaciones, que está ubicado en Lumbisí, una comuna ubicada al este de Quito.

El productor y músico profesional comenta que cuando inició su carrera, no le prestaba atención a la parte acústica de los estudios de grabación. Sin embargo, asegura que con sus 23 años de experiencia en este ámbito, se dio cuenta que este es un aspecto fundamental para realizar producciones musicales con buena calidad.

Por esta razón se contactó con la empresa quiteña Arqcustic, que desde hace 10 años se dedica a la ingeniería acústica, control de vibraciones y diseño arquitectónico. Su gerente, Guillermo Bolaños, estudió Ingeniería en Sonido y Acústica en la Universidad de las Américas (UDLA). Señala que hace una década surgió este tipo de negocios, que ofrece estos servicios. “Con los primeros graduados en esta carrera, en el 2008, se comenzó a mover el mercado de estas empresas, sobre todo en Quito”.

Arqcustic se encargó de las mejoras en el Teatro Sucre (2001) y del Teatro México (2007). En estos sitios (Quito), las inversiones para obtener una mejor calidad en el sonido ascendieron entre los USD 20 000 a 25 000, por cada uno.

El proceso para obtener un mejor sonido en un auditorio, teatro, sala de conciertos o en un centro de convenciones, comprende dos etapas. El ingeniero visita el lugar y realiza evaluaciones con instrumentos especializados, como sonómetros. Posteriormente, con los resultados obtenidos se define qué necesita el sitio. Como, entre otras cosas, la colocación de paneles, ‘trampas’ de madera o difusores.

Estas empresas también se dedican al control de ruido en fábricas y empresas. Arqcustic, por ejemplo trabajó en el 2010 en la reducción de ruido de uno de los campos petroleros operados por Petroamazonas (bloque 15), en el Oriente ecuatoriano. La compañía invirtió cerca de USD 4 000 por este trabajo.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en el país existen unos 19 establecimientos dedicados a la gestión de salas de conciertos, teatros y otras instalaciones similares.

Decibel Ingeniería Acústica y Diseño de Sonido es otra empresa dedicada a estas actividades. Luis Bravo, su gerente, señala que estas empresas “han tenido un ‘boom’ en los últimos 10 años”, debido a que ahora, en las construcciones, el tema acústico es importante, al igual que los aspectos eléctrico y sanitario.

Pedro Egas, de la firma Proacústica, sostiene que en el país recién se está tomando conciencia de la importancia del sonido en las edificaciones. Además, asevera que todavía hace falta una normativa para mejorar su implementación, como sí sucede en los países europeos. Esta firma en el 2011 facturó unos USD 47 000. Mientras que en lo que va de este año su facturación bordea los USD 25 000.

[[OBJECT]]