Foto: Joffre Flores / LÍDERES
Thalíe Ponce. Redacción Guayaquil / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Roberto Salas, desde Chile dirige una multinacional

Cuando cursaba los últimos años de la secundaria, Roberto Salas no sabía qué carrera universitaria seguir. En su familia, su padre y sus dos hermanos mayores habían optado por la Medicina, pero él no sentía que esa fuese su inclinación.

Al hacer un análisis vocacional en el Colegio Javier de Guayaquil, donde se graduó, los resultados arrojaron que tenía dos fortalezas: las ciencias sociales y las matemáticas. "Parecía una combinación extraña", recuerda.

A partir de eso, un sacerdote de esa institución académica le recomendó que estudiara Economía. Era un término nuevo para él, pero siguió el consejo. Esa decisión enrumbó su vida.

Actualmente es el Gerente General corporativo de la firma Masisa, dedicada a la elaboración y comercialización de tableros de fibra de madera para muebles y decoración de interiores. La multinacional, con sede en Chile, opera además en otros ocho países: Ecuador, Brasil, Argentina, Colombia, México, Perú, Estados Unidos y Venezuela.

Roberto Salas tiene 53 años. Nació en Esmeraldas pero ha vivido en otras ciudades como Guayaquil y Quito. En el Puerto Principal cursó sus estudios superiores en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG).

La informática es su segunda pasión. Paralelamente a su carrera de Economía, estudió Programación en la UCSG, lo que lo llevó a conseguir su primer empleo en el centro de cómputo de esa institución, cuando tenía 20 años.

En esa misma universidad, además, ejerció como catedrático de materias relacionadas con la Programación y la Economía. En un curso de macroeconomía, Iliana González fue su alumna, casi dos décadas atrás. Ella lo describe como un hombre analítico, crítico, claro para expresarse y "con visión".

Son características que este ejecutivo ha conservado y ha sabido explotar a través del tiempo. El pasado 28 de noviembre, él visitó el país como conferencista invitado en un evento especial celebrado por los 30 años de la Espae Graduate School of Management. En el Hotel Oro Verde de Guayaquil, dictó la conferencia titulada: La práctica gerencial en la era del desarrollo sostenible. Ahí, demostró seguridad y dominio del tema. En unos 40 minutos expresó las ideas de forma clara y dejó satisfecho a su público.

Virginia Lasio, directora de la Espae Graduate School of Management, dice que se lo seleccionó por su perfil. Para el evento se buscó llamar la atención de los empresarios sobre el tema de sostenibilidad. "Nos pareció idóneo, ya que él es un ecuatoriano destacado en una empresa con un excelente modelo de gestión sostenible".

Ese perfil lo llevó a ingresar, en 1989, al Grupo Nueva, un holding de inversiones especializado en la industria forestal y productos de madera. Ahí inició su carrera. Más tarde, ocupó otros cargos en el país como gerente general de Plastigama y Eternit Ecuatoriana.

En esa época lo conoció Bolívar Albán, hoy gerente y propietario de la empresa Bac Tecnology. Recuerda que a Salas, quien fue su jefe en Plastigama, se lo puede resumir en una sola palabra: "Brillante". "Es una persona preparada, amigable, con una gran capacidad de liderazgo". Otro rasgo que destaca es "que siempre se puede aprender algo de él".

La vida 'nómada' de Salas también ha sido fuera del país. Vivió en diferentes rincones del continente, como Costa Rica, Brasil y actualmente en Chile.

Al país centroamericano llegó en 1999, cuando fue nombrado vicepresidente del Grupo Amanco, al que pertenece la empresa de plásticos Plastigama. Cuatro años después, Salas asumió la presidencia del grupo y decidió trasladar la sede corporativa a Brasil.

Ahí aprendió a hablar portugués y reestructuró toda la empresa, logrando resultados positivos bajo su dirección. Amanco duplicó sus ventas en un período de siete años. En el 2008, llegó a Chile a desempeñar sus actuales funciones.

Este esmeraldeño, que tiene un ligero dejo chileno al hablar. Cree que todos estos cambios lo han fortalecido y lo han ayudado a crecer, no solo profesional sino también personalmente. Considera que "salir de su zona de confort", lo puso frente a nuevas situaciones. Estas -asegura- le permitieron forjar capacidades que le han sido útiles en la actualidad.

Junto a él, en todos estos cambios y situaciones nuevas, siempre ha estado su mayor apoyo: su esposa Patricia dos Santos. Con ella, también ecuatoriana, comparte su vida desde que tiene 15 años. Tienen 30 años de matrimonio y tres hijos. Son Roberto, Manuel Alejandro y María Cristina; quienes -dice Salas- son su mayor orgullo.

Su familia es muy importante dentro de sus logros. Así lo asegura Miguel Salas, hermano menor del empresario. Dice que cada dos meses, su hermano Roberto viaja al país para visitar a su madre.

Sobre sus rasgos, afirma que es un líder nato y que aunque parece lo contrario, es introvertido. Agrega que es inteligente y que, a pesar de sus logros, no ha perdido su sencillez.

Formación y gestión empresarial

Estudios en el exterior. Tiene estudios en Gerencia en la Kellogg Business School, de la Northwestern University, y en la Wharton Business School, de la University of Pennsylvania.

En el Ecuador. Se graduó en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. ­Cursó un programa de Alta Dirección en el IDE.