placeholder

El sector mueve unos USD 500 millones

La seguridad física y electrónica son los dos ramos a los cuales se dedican las empresas de seguridad, en el Ecuador. Así lo comenta Galo Estrella, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Seguridad Integral (Anesi). Esta firma agrupa a cerca de 200 empresas en nueve capítulos, en el país.

Todo el segmento, según información de la Anesi, está conformado por cerca de 900 empresas que generan al menos USD 500 millones al año.

Estrella dice que la seguridad física está relacionada con la custodia, protección de personas, transporte de valores, mercaderías, entre otros. Así mismo, la electrónica tiene que ver con la implementación de equipos tecnológicos para el monitoreo como centrales, uso de equipo satelital, rastreo, equipos de seguridad, en general, para empresas y residencias.

Para Estrella, uno de los temas sensibles que hay que trabajar en el segmento está relacionado con el recurso humano. Dice que aún muchas compañías precarizan el trabajo de sus colaboradores pagando sueldos bajos y ofreciendo escasa formación, principalmente a los guardias.

Para Luis Segovia, secretario de Anesi, un puesto de guardia de 24 horas está formado por lo general por tres personas. Agrega que el costo por el servicio que ofrecen las empresas, en este rubro, no debe ser menor a los USD 2 500 al mes, para que así se cumpla con las obligaciones laborales.

Sin embargo, comenta Segovia, esto no ocurre. “Es común que el trabajo de los guardias sea precario. Muchas compañías ofrecen servicios baratos y esto implica que los guardias ganen menos y trabajen más”, dice Estrella.

Sobre la compra de armas, Estrella dice que tienen inconvenientes. “La importación está prohibida y el costo en Santa Bárbara (fábrica de municiones del Estado) es exagerado. Un revólver que cuesta USD 400, los venden por USD 2 600”.

Por otro lado, Estrella afirma que las grandes empresas como las telefónicas, del segmento financiero y petroleras demandan más servicios de guardianía y equipos de tecnología. “Sin embargo, no hay un patrón definido, la demanda del servicio de seguridad es muy variado dependiendo de la importancia que las compañías dan a este rubro”.

Es el caso de la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Cuenca (Etapa). Esta destina cerca de USD 700 000 al año en seguridad privada para vigilancia de sus plantas y edificaciones. Así lo señala su subgerente Financiero, Vicente Méndez. La medida principal que adopta esta firma es la guardianía privada. Desde el 2007 complementó esa vigilancia con cámaras de seguridad que son monitoreadas por un equipo de la entidad.

Sin embargo, en otros casos, el rubro relacionado con la seguridad está incluido en los arriendos que pagan las empresas. Así es el caso de Ecuacopia, una empresa que se dedica a la comercialización de equipos y suministros de oficina. Así lo comenta Lorena Mendoza, administradora de esta compañía que está ubicada en el centro de Guayaquil.