placeholder
Shanghái sumará a su territorio el futurista barrio financiero de Lujiazui, donde están las bolsas locales y las sedes de medio millar de multinacionales.

Shanghái sumará a su territorio el futurista barrio financiero de Lujiazui, donde están las bolsas locales y las sedes de medio millar de multinacionales.

Agencia EFE
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Shanghái cuatriplicará su Zona Piloto de Libre Comercio (ZPLC)

27 de enero de 2015 12:26

Shanghái, la capital económica de China, cuatriplicará la superficie de su Zona Piloto de Libre Comercio (ZPLC), la única del país en funcionamiento. El espacio se extenderá hacia los 120 kilómetros cuadrados. Allí se incluirá el barrio financiero de Lujiazui, el "Wall Street chino".

El proyecto ya está aprobado por el Gobierno central que a fines de 2014 anunció la futura creación de otras tres zonas similares en las regiones de Tianjin (noreste), Fujian y Cantón (sureste). Así lo confirmó el alcalde de Shanghái, Yang Xiong.

La extensión de la ZPLC pasará de 28,78 kilómetros cuadrados actuales a un total de 120,27 km.

La zona, que ya abarca el área de carga del aeropuerto internacional de Pudong, el puerto de aguas profundas de Yangshan y el puerto y la zona logística de Waigaoqiao, sumará así a su territorio el futurista barrio financiero de Lujiazui, donde están las bolsas locales y las sedes de medio millar de multinacionales.

A Lujiazui se añadirán, como nuevas partes de la ZPLC, el área de desarrollo de Jinqiao, una zona empresarial donde está también la Escuela Internacional de Negocios China-Europa (CEIBS), y el parque tecnológico de Zhangjiang, un área industrial especializada desde los años noventa en alta tecnología.

Si en el pasado Pudong sirvió para ensayar la apertura experimental de la ciudad al capitalismo, ahora, mediante su ZPLC, seguirá contribuyendo como laboratorio de prueba de nuevas medidas de apertura económica y financiera, de las que 27 ideas piloto probadas allí se han extendido ya al resto del país, recordó Yang.

Se trata sobre todo de procedimientos aduaneros y de medidas de facilitación de la inversión extranjera, de simplificación burocrática y de impulso a una mayor liberalización financiera.