David Moreta, estudiante de ingeniería informática, representará al país en el concurso internacional Global Student Entrepreneur Awards 2016, en Tailandia, del 11 al 13 de mayo.  Foto: Armando Prado / LÍDERES

David Moreta, estudiante de ingeniería informática, representará al país en el concurso internacional Global Student Entrepreneur Awards 2016, en Tailandia, del 11 al 13 de mayo. Foto: Armando Prado / LÍDERES

Redacción Quito (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 16
No 2

Su soporte técnico representará al país en un mundial

11 de abril de 2016 08:41

Todo empezó hace 13 años en el garaje de la casa de su padre. Ofrecía servicio técnico y ahora, a sus 33 años, es dueño de la firma CompuCare. A mediados de marzo fue, además, el ganador del premio al estudiante emprendedor Global Student Entrepreneur Awards (GSEA, por sus siglas en inglés), capítulo Ecuador.

El evento se realizó en las instalaciones de la Agencia de Promoción Económica (ConQuito).

David Moreta, estudiante de ingeniería informática de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL -en dos años termina la carrera-), presentó un ‘Help Desk’, en el concurso impulsado por la fundación Entrepreneur Organization.

Su propuesta consistió en dar soporte técnico a pequeñas y medianas empresas; un proyecto basado en el concepto de economía colaborativa, en donde los estudiantes de sistemas puedan prestar sus servicios a las compañías que no cuentan con un departamento propio. A cambio, ellos recibirán una paga.

El premio del concurso capítulo Ecuador fue el cupo para representar al país en la final del Global Student Entrepreneur Awards 2016, que se desarrollará en Tailandia, del 11 al 13 de mayo.

Ahí se presentarán proyectos de 56 países del mundo, entre ellos, EE.UU., Francia, Japón, Corea, que reciben mucho apoyo al emprendimiento, dice Moreta. El ganador obtendrá USD 20 000.

El sueño de él empezó a configurarse tras su regreso de EE.UU. (en el año 2000), adonde fue de paseo; estuvo en Nueva York y Washington, pero se quedó seis meses; el tiempo que su visa de turista le facultaba. Aprendió inglés y regresó. Trabajó en servicios técnicos de empresas informáticas y conforme pasó el tiempo se perfeccionó y decidió abrir su negocio; en ello invirtió USD 1 500 para equipar su primera oficina.

Moreta no se avergüenza de mencionar que su formación inicial fue empírica, pero que conforme creció su negocio, él también fue puliéndose. Así empezó sus estudios universitarios, hasta brindar más calidad a sus clientes.

“Siempre he dado soporte a las pequeñas empresas, porque mi mercado objetivo son aquellas que no pueden o no desean implementar su propio departamento de sistemas”, argumenta Moreta.

El servicio como CompuCare apareció desde el 2013. Lo hace de modo presencial o vía remota (electrónica a distancia) y para ello, el cliente firma un contrato por una tarifa mensual. La cuota mínima es de USD 250 por 15 horas de soporte.

Diego Lema, jefe de importaciones de la empresa Golderie, dedicada a la producción y venta de artículos de plástico, dice que en su caso paga USD 20 la hora; requiere unas 20 horas al mes.

Frente a un ingeniero en planta los precios son más bajos, porque cuenta con muchos clientes para amortizar el ingreso. Un empleado requiere USD 1 200 al mes.

Sus clientes son empresas de hasta 100 empleados que facturan entre USD 200 000 a 3 millones.

CompuCare la conforman tres personas y hasta finales de año reclutarán 100 ‘free lance’, que serán los estudiantes o pasantes de las carreras de sistemas.

Se cobija en la propuesta de economía colaborativa. La tarea iniciará a finales de mayo. Solo en tres meses seleccionará a unos 20 jóvenes. Los estudiantes deberán cursar el octavo semestre, de los 10 que constituyen la carrera.

Para ampliarse planea invertir USD 20 000 hasta diciembre.
CompuCare facturó el año pasado USD 40 000; en el 2016 espera mantener el monto y el siguiente unos alcanzar unos USD 100 000.