Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Tacones gigantes para lograr comodidad

Tacones, teléfonos, computadoras portátiles, zapatillas, pianos, entre otros, son las formas de algunos de los muebles que comercializa Angelo Armas en su local Son Ideas.

Este negocio, ubicado en el norte de Quito, arrancó hace cuatro años. Inicialmente, Armas fabricaba y comercializaba muebles lineales, clásicos, pero a los dos años le dio un giro a su actividad.

"Había mucha competencia. Como estamos en el sector de la América (zona de venta de muebles, en el norte), hay que marcar la diferencia. Empecé a crear productos no tradicionales. Primero hice un sillón con forma de bota gigante".

En adelante, este artesano que se convirtió en artista, se dedicó, con una inversión inicial de USD 5 000, a la elaboración de sillas, sillones, mesas, puffs temáticos... Algunos son réplicas casi exactas de otro tipo de productos que existen en el mundo. Estas creaciones es posible observarlas en el interior de la tienda o en el catálogo que tiene Armas.

Uno de estos productos es un sillón con forma de control de Play Station. Es de color negro y tiene bordadas, con colores exactos al original, las indicaciones para el juego. El mueble, además, cuenta con dos cajones que permiten al usuario colocar bebidas.

El 75% de los muebles que fabrica son a pedido: personalizados y a la medida. El resto, dice Armas, diseñan por cuenta propia para tener 'stock'. Se incluyen, además, unos pocos productos lineales.

El emprendedor dice que no usa plantillas para la fabricación. A él, el cliente le indica qué es lo que busca, Armas desarrolla el concepto y lo plasma en la realidad con materiales como cuero, microcueros, esponja, madera, entre otros.

Los precios de los productos varían, de acuerdo con el tamaño y la forma. Una silla gigante con colores psicodélicos, por ejemplo, tiene un costo de USD 480; mientras que un juego de tres sillones con formas específicas cuesta desde 980. El 50% de los productos que compran a Armas son para hogares y el restante, para negocios. Los productos de Son Ideas, incluso, han sido utilizados en comerciales de televisión. Así lo cuenta el publicista Carlos Enríquez.

"Son novedosos en su diseño y son bastante cómodos. Le he contratado para que me provea con sillas o muebles que van a salir dentro de los comerciales, como utilería (...). Han salido en comerciales de Tony, por ejemplo".

Este ejecutivo también ha contratado a Armas para que los muebles sean utilizados en salas para clientes del exterior, con los que ha tenido reuniones vinculadas a su área de trabajo.

Gracias a este y otros trabajos, Armas factura USD 45 000 al año. Su aspiración es abrir otros locales en la ciudad e, incluso, que sus muebles sean utilizados en producciones de cine y de televisión. Por ahora, lo que sí ha conseguido es vender un grupo de sus creaciones al extranjero, particularmente, a Alemania.

La empresa

La nómina. El emprendedor Angelo Armas emplea a tres personas, con las que desarrolla sus creaciones en el taller. En el sitio se observan los muebles y las herramientas con las que este artesano trabaja.

El mercado. Los muebles fabricados en Son Ideas también despiertan el interés de clientes de otras ciudades. Una de las adquisiciones, por ejemplo, se hizo desde Francisco de Orellana.