Fernando Isch es el propietario y mecánico principal de Bikefix. Foto: Foto: Julio Estrella /LÍDERES

Fernando Isch es el propietario y mecánico principal de Bikefix. Foto: Foto: Julio Estrella /LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 14
No 1

Un taller de mecánica para todo tipo de bicis

19 de octubre de 2016 17:38

Durante un paseo de bicicleta en EE.UU., Fernando Isch decidió que su pasión se convertiría en su negocio. Así fue que en el 2006 inició, junto con un amigo, la firma Bikanics.
Se trata de un taller especializado en arreglos de bicicletas. Después de seis años de operaciones lo vendió al Grupo Marathon, pero un año más tarde empezó por segunda ocasión.

Su nueva apuesta, Bikefix, es un taller de reparación y mantenimiento especializado en bicicletas. En este se ofrece trabajo personalizado y un sistema de ‘bike fitting’. Esto quiere decir que a través de un análisis se asesora sobre la mejor posición, tamaño y manera de montar la bicicleta para mejorar el rendimiento y disminuir las lesiones.

“Siempre pensé que el taller debía ser como un concesionario de autos, pero para las bicis”, agrega Isch. Por esta razón, y desde los inicios de su primer taller, decidió ser mecánico especializado en este segmento.

En 2006 se convirtió en el primer ecuatoriano con un título de mecánico profesional otorgado por el United Bicycle Institute en Oregon y en 2008 realizó una certificación profesional en suspensiones.

Con una inversión de USD 60 000, su nuevo taller cuenta con tres estaciones profesionales de reparación y un cuarto para realizar el ‘fitting’. La empresa está conformada por dos mecánicos más y dos colaboradores en el área administrativa. En promedio trabajan con 10 a 12 bicicletas diarias, llegando a una facturación mensual que rodea entre los USD 12 000 y 15 000.

“Todavía existe un tema de desconocimiento sobre la tenencia de una bicicleta. Para muchos sigue siendo solo ‘una bici’ pero ahora son piezas mecánicas que pueden llegar a costar miles de dólares. Por esta razón necesitan cuidarse y mantenerse para incrementar la vida útil”, explica Isch.

Los precios en su taller dependen del tipo de servicio que se requiere. El más básico que comprende lavada, lubricada y calibrada cuesta USD 15, mientras que el servicio más completo, que es una desarmada íntegra de la bicicleta, tiene un costo de un total de USD 60. De los trabajos realizados el 70% corresponde a reparaciones y mantenimiento y el 30% ‘bike fitting’.

En este servicio, con costo de USD 100, los clientes pedalean en un rodillo electrónico que envía información al software biomecánico. Este programa analiza la posición y estilo para corregirlo. Al final el cliente obtiene un informe sobre su rendimiento.

“Además, el fitting, en mis tres bicicletas, me ha ayudado a no lesionarme, tener dolores musculares y ha mejorado mi rendimiento competitivo”, afirma Mario Méndez, seleccionado nacional y de Pichincha para triatlón.

Sus planes a corto plazo son abrir nuevos talleres en Quito, el primero en el Quito Tenis, en el norte de la ciudad. Luego esperan poder expandirse a escala nacional. Al momento cuenta con clientes en Galápagos, Ambato, Riobamba y Cuenca.