placeholder
Toyota

En todo el mundo, la llamada revisión de Takata afecta a unos 53 millones de automóviles. Foto: Archivo/ LIDERES.

Toyota añade 1,3 millones de vehículos a llamada a revisión de airbag Takata

17 de junio de 2015 18:14

El grupo Toyota anunció el 17 de junio del 2015 la ampliación de la llamada a revisión de automóviles en EE.UU. dotados con airbag de la empresa Takata para incluir alrededor de 1' 365 000 nuevos vehículos de los modelos Corolla, Corolla Matrix, Tundra, Sequoia y Lexus SC430.

Con la ampliación anunciada el 17 de junio del 2015, Toyota se ha visto obligada a llamar a revisión 2' 915 000 vehículos para reparar el defecto de los airbag Takata. Toyota dijo que los vehículos afectados por la nueva llamada a revisión son los Corolla y Corolla Matrix 2003-2007, Tundra 2005-2007, Sequoia 2005-2007 y Lexus SC430 2003-2007. El defecto se concentra en el airbag del pasajero delantero de los vehículos.

"El foco de Toyota sigue siendo la seguridad de nuestros clientes y seguiremos respondiendo rápidamente a las novedades para poder resolver los problemas tan rápida y convenientemente como sea posible", afirmó el director de calidad de Toyota en Norteamérica, Dino Triantafyllos. Honda también amplió este lunes en Estados Unidos la llamada a revisión de vehículos dotados con airbag Takata para incluir 1,39 millones de modelos Accord y Civic.

Esos vehículos habían sido ya llamados a revisión para reparar el defecto del airbag del conductor, y Honda precisó que ahora reemplazaría el airbag del pasajero delantero. Takata se ha visto forzada a reconocer que más de 34 millones de vehículos en Estados Unidos están equipados con airbag que pueden explotar en el momento de su activación, provocando graves lesiones, e incluso la muerte, a los ocupantes de los automóviles.

En todo el mundo, la llamada revisión de Takata afecta a unos 53 millones de automóviles. El defecto se concentra en los infladores de los airbag que están equipados con un gas que puede degradarse con el paso del tiempo y determinadas condiciones de temperatura y humedad, provocando la explosión del inflador. La explosión convierte los restos metálicos del inflador en proyectiles que han causado graves lesiones y al menos seis muertes en Norteamérica.