Patricio Anda es el gerente general de Panificadora Ambato, firma con 41 locales en Quito. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Patricio Anda es el gerente general de Panificadora Ambato, firma con 41 locales en Quito. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 5

Abrir al menos tres locales cada año es el plan de expansión

24 de abril de 2017 16:02

La meta es clara y ambiciosa. Panificadora Ambato, una empresa que nació en 1978, ejecuta al pie de la letra un plan de expansión que implica abrir entre tres y cinco locales por año, así como modernizar la marca y ofrecer nuevos servicios y productos a los clientes.

Esta estrategia de la firma se cumple paso a paso. El año pasado se abrieron cuatro y en lo que va del 2017 ya se abrió uno, con el que suma 41, y espera inaugurar un segundo, en el Centro Histórico de Quito. Patricio Anda, el gerente de Panificadora Ambato, ofrece estos y otros detalles desde su oficina ubicada en la avenida América, en el norte de la capital ecuatoriana.

La oficina está en el tercer piso de un edificio que cobija a una de las dos plantas que tiene la empresa. Allí se elabora pan, mientras que en la planta ubicada en el sector de El Inca, también en el norte, se elaboran y hornean pasteles.

Estas dos líneas constituyen la esencia de esta empresa que suma 300 empleados repartidos en tareas de producción, venta y administración.

Al hablar de la producción, Anda indica que cada día se despachan cerca de 17 000 panes. Además asegura que cerca del 65% de la producción corresponde a la línea de panadería; el 35% restante está en la pastelería.

Uno de los puntos claves de este negocio es la logística. La producción se cumple durante las 24 horas del día en turnos; para recoger y repartir los panes y pasteles de las dos plantas Panificadora Ambato cuenta con una flota de siete camiones que permiten distribuir los productos en los locales que están en Quito, Tumbaco y Los Chillos. En total se hacen cinco despachos diarios. “Para nosotros es vital mantener los estándares de calidad de la marca, bajo nuestro control. Así garantizamos la calidad de los productos”, explica Anda en su oficina.

La ubicación de los locales es clave. Para esto Anda y su equipo analizan ubicaciones en la ciudad para instalar un nuevo local, en el cual se invierte una suma que Anda prefiere mantener en reserva. “Siempre tratamos de ver las oportunidades en el mercado”.

La marca panificadora Ambato atraviesa, desde hace un año y medio, una renovación. “Estamos casi 40 años en el mercado y sentimos la necesidad de innovar. Por eso refrescamos empaques, incluimos nuevos productos, redecoramos locales para ofrecer una mejor experiencia al cliente”.

En esta cadena del sector panificador reconocen que la situación económica del país ha influido en el negocio. Anda indica que se ha dado una contracción en el mercado “y eso nos afectó como empresa, por más que tengamos un producto de primera necesidad”.
En el caso de Panificadora Ambato, el año pasado las ventas cayeron un 15%, en relación con el 2015. Esta situación activó los planes y las estrategias.

Una de las acciones arrancó hace ocho meses con la campaña ‘Imprecionantes’, en la que se juega con las palabras impresionantes y precio. Esta campaña consistió en lanzar al mercado 10 productos enfocados en el tema de valor, que para Anda significa “producto, calidad y precio”. Bajo este plan la firma ofrece, por ejemplo, panes desde USD 0,09.

El mercado reaccionó bien, asegura este ejecutivo. “Hemos logrado recuperar las ventas en un 20% en el primer trimestre de este año en comparación con el mismo período del 2016”.

A lo anterior se suma la estrategia de ofrecer a los clientes de la cadena una gama de nuevos productos, entre los que se incluyen desayunos, jugos de frutas, batidos, entre otros. El objetivo es diversificar el portafolio para satisfacer el mercado quiteño.