Universidad Chimborazo

Coordinadores: Rafael Reinoso, Raquel Olmedo, Elena Tello, Diego Barahona, Ana Veloz, Davinia Sánchez y Celso Recalde. Foto: Raúl Díaz para LÍDERES

Cristina Márquez (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 2

Investigación para saberes ancestrales y desarrollo local

14 de septiembre de 2015 11:51

Para las autoridades de la Universidad Nacional de Chimborazo, cuyo campus principal está al este de Riobamba, solucionar las necesidades de la colectividad a través de la investigación científica es una prioridad. El Instituto de Ciencia, Innovación, Tecnología y Saberes (Icits) fue creado exclusivamente para esta tarea.

Este instituto ejecuta 42 proyectos que abordan temáticas como la educación intercultural, la recuperación de saberes ancestrales, la seguridad ciudadana, el manejo de cuencas hídricas, entre otros. Docentes investigadores, pasantes estudiantiles y tesistas de las 35 carreras contribuyen en las investigaciones.

Los resultados se publican en revistas científicas y se difunden a diversos grupos sociales, para promover la creación de políticas públicas, así como para apoyar a la industria y a la creación de nuevos emprendimientos.

Ese es el propósito de la investigación que efectúan Davinia Sánchez y su equipo. Ella estudia las oportunidades en el mercado y los beneficios nutricionales de la leche de cabra y sus derivados.

“Producir leche de cabra es más económico que producir leche de ganado vacuno. Tiene muchas más cualidades nutritivas, los animales requieren de menos espacio e incluso contaminan menos. Es una oportunidad para los ganaderos de la provincia”, afirma Sánchez, una investigadora que forma parte del programa Prometeo.

Ella es la Coordinadora del programa de Seguridad Alimentaria que se ejecuta en el Icits. El propósito es impulsar nuevas industrias y el manejo adecuado de los productos animales.

Como parte de este programa también se efectuó un estudio sobre la carne del cuy. Este animal es apetecido especialmente en la Sierra Centro del país; sin embargo, poco se sabía sobre el manejo adecuado de la carne. Hoy, tras cerca de dos años de investigación, se conocen sus propiedades, beneficios nutricionales, procesos bioquímicos, la edad propicia para consumir el roedor, entre otros parámetros que facilitan su uso en la industria y abren el camino para nuevas investigaciones.

Pero según los investigadores, los recursos naturales no son la única opción para promover emprendimientos en la provincia. Un ambicioso proyecto busca rescatar los saberes locales y ancestrales que están en peligro de desaparición, para convertirlos en un atractivo turístico.

Con esta investigación la Unach pretende identificar unos 60 bienes patrimoniales inmateriales que no han sido reconocidos debido a la poca información que se ha difundido con estas prácticas. Fiestas populares, personajes, sus oficios, actos festivos y rituales forman parte de los primeros descubrimientos en los 10 cantones de la provincia.

“Nuestra intención es fortalecer la memoria colectiva y evitar que los conocimientos ancestrales sigan muriendo con los más ancianos. Con esta investigación esperamos posibilitar la creación de estrategias e instrumentos para preservarlos”, explica Raquel Olmedo, coordinadora del proyecto.

Según ella, la difusión de estos bienes patrimoniales con propósitos turísticos promovería la cohesión social y mejoraría el movimiento económico local.

Para la rectora María Angélica Barba este tipo de soluciones generadas desde la academia son la bandera que marca la responsabilidad social de la Unach con la colectividad. “Identificar las necesidades de acuerdo con la realidad social y nacional del país, para luego proponer soluciones acorde a nuestras capacidades técnicas, integrales y económicas es nuestro aporte para la comunidad y para el desarrollo del país”, afirma Barba.

En el último periodo, las publicaciones científicas con los resultados de las investigaciones y el índice de producción intelectual de los docentes investigadores se duplicó, lo cual significa avanzar en el proceso de recategorización.

Estos estudios no solo han sido valorados por otros investigadores, también fueron requeridos por otras instituciones como la Gobernación de Chimborazo.

“Con encuestas y monitoreos, descubrimos y georreferenciamos los sitios en los que se detecta con frecuencia, violencia y actos delictivos en la ciudad. Esta información fue entregada para mejorar la seguridad”, explica Ana Veloz, directora del Observatorio de seguridad ciudadana de la Unach.

La entidad

Inversión
. La Unach invirtió cerca de USD 2 millones en sus 42 proyectos de investigación desde el 2014.

Facultades. En las cinco facultades se ofertan 35 carreras. 8 920 estudiantes se educan en los dos campus del alma máter, ubi­cados en el sector La Dolorosa y en la vía a Guano.

Publicaciones. En el 2014 y en lo que va del año la Unach logró 35 publicaciones indexadas, 25 artículos científicos y 85 libros.