La concesionaria de vehículos Autobahn oferta en Quito modelos de la marca Volkswagen. Allí se encuentran a la expectativa de la posible firma del acuerdo comercial con la UE. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

La concesionaria de vehículos Autobahn oferta en Quito modelos de la marca Volkswagen. Allí se encuentran a la expectativa de la posible firma del acuerdo comercial con la UE. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Redacción Quito
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 2

Los vehículos fabricados en la UE, con poco peso en el mercado

26 de septiembre de 2016 07:47

Los vehículos fabricados en la Unión Europea (UE) tienen una participación mínima en el mercado ecuatoriano. Entre enero y julio del 2015 se vendieron en el país 1 001 vehículos europeos; en el mismo período de este año la cifra bajó a 481 unidades.

Esto significa que los vehículos del bloque europeo tienen, hoy en día, menos del 1% del total de unidades vendidas en el país. El año pasado, en el país se vendieron unos 80 000 automotores y este año se calcula comercializar 56 000.

En cuanto al total de vehículos importados, los automotores de la UE representaron en el primer semestre del año el 1,4%, cifra similar a la de años anteriores. Los datos son pequeños al compararlos con los de otros países: de Corea del Sur llegó el 35% de unidades importadas en el primer semestre de este año; el 14%, de Colombia y el 12%, de China.

El porcentaje restante (39%) se divide entre Japón, EE.UU. y otros países, según las estadísticas de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade).

Con estas cifras, los representantes de la industria automotriz y de las firmas que comercializan vehículos en el país se muestran, por ahora, tranquilos ante la posible firma de un acuerdo multipartes con la UE y no esperan mayores efectos en el corto plazo.

David Molina, director ejecuti­vo de la Cámara de la Industria Automotriz del Ecuador (Cinae), detalla que existen marcas europeas que ensamblan vehículos en países de la región como Brasil, México o Argentina, por lo que esas unidades se registran con otro origen, distinto a la UE.

Sin embargo, Molina señala que sí hay un riesgo para la industria nacional. “Hay marcas como Opel o Seat, que hoy en día no llegan al país, pero con el acuerdo en vigencia podrían hacerlo”.

El vocero de la Cinae advierte que los vehículos que vienen con manufactura europea son de alta gama y no compiten con los ensamblados en el país, como Mercedes Benz, BMW o Audi. “Pero estas marcas tienen vehículos de gama más baja que pudiesen llegar. Allí habría un efecto que podría alterar algunas condiciones en la industria ecuatoriana”.

En el acuerdo, que el Gobierno ecuatoriano espera sellar este año, se contempla la desgravación del arancel para vehículos importados de origen europeo en forma gradual durante siete años, desde la vigencia del acuerdo. Para Genaro Baldeón, titular de la Aeade, esto no implica una variación de precios inmediata.

Manuel Murtinho, presidente de la Asociación de Empresas Automotrices, coincide. “Sí va a haber efectos cada año, mientras va disminuyendo la carga arancelaria (…) esto permitiría traer vehículos menos costosos”.

En agosto pasado, un automóvil Audi A4 tenía en el país un precio promedio de USD 59 990, un BMW 120I costaba lo mismo y un Mercedes Benz GLA 200 estaba en USD 50 835, según la Cinae.

En el sector automotor miran con buenos ojos la posible firma. “Si el acuerdo es bueno para el país, termina siendo bueno para la industria”, dice Molina y agrega que las exportaciones en general van a entrar con mayor facilidad a Europa “eso trae divisas, se genera liquidez y la gente terminaría comprando más ve­hículos ensamblados aquí”.

Según Baldeón, el sector automotor ve con optimismo los esfuerzos para concretar el acuerdo. “En el marco de los compromisos del país para lograr este pacto comercial, se está trabajando en una evaluación de las restricciones a la importación de vehículos, que incluyen las observaciones realizadas por la Organización Mundial de Comercio”.

Nelson Viteri, presidente de la Asociación de Comerciantes de Vehículos Usados de Quito, considera que, de concretarse el acuerdo, los autos ingresarán a menores precios, lo que impactará en el mercado tanto de nuevos como de usados.

Los cupos y la demanda inquietan

Redacción Quito (I)


El sector automotor está pendiente de dos temas en el corto plazo: las decisiones que se tomen sobre los cupos de importación y la reactivación de la demanda en el mercado.

La cuota global de vehículos es uno de los temas que inquieta a la Unión Europea (UE) y es parte de los tres puntos pendientes dentro del proceso de cierre del acuerdo.

Juan Carlos Cassinelli, ministro de Comercio Exterior, comentó la semana pasada que nueve de los 12 puntos observados por la UE han sido superados y reconoció que entre los obstáculos que faltan pasar se encuentran los cupos a la importación de autos.

Además, dijo que la medida está en revisión. “En el tema de los cupos de vehículos hemos señalado que como el esquema se acaba en diciembre, hay que buscar si se mantiene o se cambia a partir de enero”, dijo en una rueda de prensa. Según Cassinelli, en el 2017 se buscará si técnicamente existe otro tipo de solución, pero hasta que esto suceda la revisión se encuentra en estudio.

Hasta el 2015, el cupo para vehículos era de USD 300 millones anuales y se dividía entre 46 importadores. Para este año, según la Resolución 050 del Comité de Comercio Exterior (Comex), el cupo bajó a USD 280 millones, divididos en cuatro trimestres.

Una eventual revisión de la medida genera expectativa en el sector, cuyas ventas cayeron un 39% entre enero y julio de este año, frente a iguales meses del 2015.

Según Genaro Baldeón, titular de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), la posible eliminación del esquema de cupos no representa una amenaza para la estabilidad de la balanza comercial, la cual, al mes de julio, registró un superávit de USD 963 millones. “Esto evidenció una importante recuperación en comparación con el déficit de USD 1 429 millones registrado en el mismo período del año anterior”.

Manuel Murtinho, presidente de la Asociación de Empresas Automotrices, espera que se dé una eliminación inmediata de los cupos con el fin de que se concrete el acuerdo con la UE. “No existe otra alternativa”.

Otro punto de vista es el de Diego Luna, gerente general de Germanmotors, firma importadora de vehículos Audi. Esta empresa no tiene pensado incrementar los niveles de importación por el tema de los cupos, medida a la que Luna califica como restrictiva. Para Raúl Landázuri, gerente de Peugeot en Ecuador, este tipo de medidas “contravienen con la firma del tratado” con la UE.

La demanda bajó

Las cifras de ventas también inquietan a los actores de la industria. En los siete primeros meses de este año, el sector automotor vendió 32 692 unidades; esto es 20 565 menos que igual período del año pasado, según la Aeade.

En el 2014, en el país se comercializaron cerca de 120 000 ve­hículos; el año pasado la cifra bajó a unas 82 000 unidades y este año la previsión es cerrar con 56 000, según David Molina, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana.

El representante del sector añade más datos. “En enero de este año se vendieron 3 000 vehículos, una cifra catastrófica”. Según Molina, la gente no quiere comprar como en años pasados.

Molina también destaca que la reducción del impuesto a los consumos especiales para automotores de hasta USD 30 000, medida que es parte de la Ley de solidaridad por el terremoto, trajo algo de oxígeno. “Desde junio, las empresas que se benefician de esas medidas, han entrado en una competencia de ofertas y promociones, lo que permitió que los precios bajaran un poco y la gente compre”. En agosto pasado se vendieron 5 600 vehículos.

Pero los problemas siguen en segmentos como el de autopartes. Según Molina, las empresas fabricantes de partes -por la situación de la industria- están obligadas a trabajar en una escala menor, con precios menos competitivos y eso les genera problemas y presiones.

DATOS

Entre enero y agosto del 2015 se importaron 10 977 automóviles. En el mismo período de este año fueron 7 535.

Entre enero y agosto del 2015 se importaron 2 933 camionetas; en el mismo período de este año se contabilizaron 1 275.

En loSEnSque es Suv la cifra pasó de 9 264 unidades a 5 464; y en ­camiones la caída pasó de 8 161 unidades a 2 397, según las estadísticas de la Aeade.