Fotos: Xavier Caivinagua / LÍDERES Xavier Domínguez es el gerente de Dorec, firma que elabora prendas para seguridad industrial. También comercializa gafas, señalética, guantes...
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Sus ventas se aseguran gracias a la industria

Indumentaria para explorar minas, trajes para apicultura y guantes de malla de acero para trabajar en carnicerías son parte de la oferta en Dorec, empresa con sede en Cuenca. Esta compañía, que nació en 1975, tiene más de 150 clientes corporativos a escala nacional y factura cerca de USD 20 000 al mes.

Dorec nació cuando Cuenca experimentó su apogeo industrial, con la llegada de la Compañía Ecuatoriana del Caucho (ERCO), que hoy se llama Continental Tire Andina.

Hace 38 años no había conocimiento sobre la seguridad industrial, por lo que Oswaldo Domínguez identificó una oportunidad en el mercado. Este azuayo importó cascos, extintores y otros implementos de seguridad y también compró máquinas de coser y otros equipos para producir prendas con telas gruesas.

El actual gerente de Dorec, Xavier Domínguez, no recuerda cuánto invirtió su padre en el negocio o cuánto facturaba al inicio. Sin embargo, sí sabe que empezó solo y con su trabajo fue conocido por empresas ubicadas en Quito, Guayaquil y otras ciudades.

En la actualidad, esta firma azuaya tiene 12 empleados en total, repartidas en administración, el área de ventas y el taller donde elaboran la ropa.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cuenca, Mario Terreros, reconoce la visión de Oswaldo Domínguez y la labor de esta empresa que fue socia de ese gremio comercial entre 1997 y 2011.

El mercado nacional de los equipos de seguridad industrial ha crecido, explica Domínguez. Esto se demuestra con las cifras de importación. Cuando esta firma inició importaba un 45% de sus productos como gafas de seguridad, extintores, chalecos reflectivos, botas, etc.

Desde hace unos 10 años se ha visto mayor producción de estos artículos en el país, por lo que Dorec compra el 80% en el mercado nacional y equipos más especializados los importa de EE.UU., Francia, Italia y otros países.

Uno de sus clientes es Cristian Fuentes de la compañía minera Ruta de Cobre, en la parroquia de Chaucha, en Cuenca. Él destaca la calidad de los productos y la calidad del servicio de esta empresa que desde "hace un año nos ha demostrado su profesionalismo".

Esa minera es parte de la cartera de clientes de Dorec. Domínguez ha identificado nuevos compradores en ese sector desde hace cinco años cuando comenzaron a despuntar los proyectos mineros.

Además de la minería, la nueva reglamentación de seguridad industrial es un punto a favor para esta firma. Domínguez señala que cada vez hay más interés por proteger la integridad física de los empleados, por lo que este negocio se ha posicionado.

Su cartera de clientes suma más de 150 firmas que pertenecen a los sectores industrial, automotriz, minero, petrolero, agrícola, entre otros.

Para cada sector hay un producto especializado. Por ejemplo, botas con suela antideslizante y con un material que repele la grasa del petróleo, especialmente diseñadas para los proyectos petroleros.

También hay chalecos reflectivos para que los trabajadores que realizan trabajos nocturnos sean reconocidos y evitar accidentes. Asimismo, guantes con un textil resistente a soluciones químicas para evitar quemaduras en la piel, explica el gerente de Dorec.

Además de tener estos productos especializados, Domínguez explica que otra de sus fortalezas es personalizar las prendas con bordados de la compañía que lo requiera. "Si una empresa necesita bordar pantalones, camisas o cualquier prenda con su logo, se da ese servicio".

Miguel Sánchez es consultor de medicina ocupacional y conoce los productos que comercializa Dorec. Para él es positivo que existan empresas dedicadas a la seguridad de los trabajadores y que el sector productivo esté enfocado en cuidar la seguridad ocupacional.

Domínguez dice que una de las estrategias de la compañía es reinvertir las utilidades para seguir creciendo. No tiene un promedio anual exacto, pero el año pasado invirtió USD 8 000 para comprar nuevos equipos de confección.

Este empresario habla con fluidez sobre los 500 artículos de seguridad que se exponen en sus vitrinas. Hay gafas para la industria alimenticia y otras para la fabricación de vidrio. También hay cascos, botas, overoles y otros productos según el área de trabajo.