Redacción Quito y Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Las ventas, en ciertos locales, se triplican en la temporada escolar

El inicio de clases en la Sierra y en el Oriente es uno de los tres picos de ventas que tiene el sector del calzado cada año. A esta temporada se suman el inicio de clases en la Costa y la Navidad.

La demanda de zapato escolar, específicamente, permite que unos 4 500 productores de zapatos repartidos a escala nacional “tengan trabajo”. Así lo asegura Lilia Villavicencio, de la Cámara de Calzado de Tungurahua.

Según Villavicencio, los artesanos y medianos y pequeños productores “esperan esta temporada por la demanda de zapato escolar. El movimiento es grande”.

Lo dicho por la dirigente gremial se confirma con lo que ocurre con fabricantes, en tiendas y en centros comerciales, donde existe oferta de zapatos escolares. Para la marca Buestán, por ejemplo, en agosto y septiembre las ventas en sus almacenes llegan incluso a triplicarse.

Vicente Buestán, fundador de Calzado Buestán, sostiene que la entrada a clases en la Sierra y en el Oriente es clave. “Las ventas de agosto y septiembre cubren las ventas bajas de otros meses”.

Otra opinión es la de Jaime Burbano, representante de la marca de calzado Pony. Él asegura que la demanda era mayor hace cinco años; esto ocurre, según Burbano, porque ahora escuelas y colegios ya no exigen zapatos con características determinadas para los uniformes.

Aún así, en Pony las ventas suben en estas semanas un 50%, debido a la demanda de zapato escolar.

Los productores confirman que el trabajo para cubrir la demanda escolar empieza con meses de anticipación. Villavicencio asegura que la preparación empieza en junio. “Esto dura hasta agosto, cuando por lo general la producción ya está lista para salir a las vitrinas de tiendas y centros comerciales”.

Buestán añade que existen empresas y talleres que trabajan todo el año, para tener mercadería lista en esta temporada y durante el resto del año.

En Ecuador, el sector del calzado otorga empleo para unas 100 000 personas, según cifras de la Cámara de Calzado de Tungurahua. Además, genera ventas por alrededor de USD 450 millones al año. Esto es consecuencia de la venta de alrededor de 30 millones de pares de zapatos elaborados en el país. Cada par tiene un costo promedio de USD 15.