Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 1

Wilson Mariño: ‘Los problemas de liquidez afectan más a la microempresa’

El autor del Modelo de Gestión de Liquidez Centuria analiza en qué situación se encuentran las empresas ecuatorianas a la hora de manejar su liquidez. Sugiere cinco herramientas prácticas para evitar que el empresario sucumba ante el problema.

Uno de los temas que más preocupa a los gerentes en el Ecuador tiene que ver con el manejo de la liquidez de sus empresas. Cuando hay problemas, el empresario se ve en la necesidad de recurrir al crédito, al sobregiro bancario o, incluso, al 'chulco', para atender sus obligaciones. Wilson Mariño, con la participación de Verónica Ayala y Carina Dávila como coautoras, presentó el 'Modelo de Gestión de Liquidez'. Esta obra se sustentó en una profunda investigación sobre las empresas del país.

¿Por qué es importante que las empresas se preocupen del tema de 'liquidez'?
Fundamentalmente, porque las empresas tienen un gravísimo problema que es la falta de dinero en las cuentas bancarias. Lo que se busca es colaborar para que las empresas tengan herramientas, metodologías y técnicas, para que puedan optimizar el dinero que manejan para cumplir sus obligaciones tributarias, laborales, con sus proveedores…

¿El manejo de la liquidez preocupa?
El tema de la liquidez es un tema que preocupa y preocupa diariamente a los gerentes, especialmente al departamento de tesorería. Con la liquidez o los fondos bancarios se puede cubrir todas las operaciones del negocio, comprar a los proveedores; es decir, la liquidez es el motor de la economía empresarial.

¿Es posible determinar un porcentaje de las empresas que a diario sufren esta situación?
La gran empresa normalmente no tiene mayores dificultades. El problema radica en la mediana empresa y se acentúa más en la pequeña y en la microempresa. Porque, justamente, por toda la carga y obligaciones que tienen, su nivel de ventas o de cobranzas no alcanza para que sus recursos sean lo suficientemente fuertes, como para cubrir sus necesidades.

Por ejemplo, una pequeña empresa debe pagar a sus proveedores a 15 o 30 días, pero tiene que vender a 60 o 90 días. O muchas veces el proveedor le exige que compre un monto en inventarios y no alcanza a vender, hasta que pague la factura. Eso hace que la liquidez esté bastante menoscabada, principalmente en la microempresa.

¿Qué sectores productivos sufren más?
A las empresas las dividimos en cuatro grandes sectores: industrial, comercial, servicios y agroindustria. La pequeña empresa industrial tiene serios problemas de liquidez, porque hasta que entre la materia prima, se desarrolle el proceso productivo, sea un producto terminado y lo venda, ha pasado mucho tiempo y al proveedor hay que pagarle inmediatamente.

La empresa comercial es la segunda que tiene problemas de liquidez. La de servicios, dependiendo del giro, también puede tener problemas. Y la agroindustria tiene serios problemas, porque normalmente su venta es a crédito.

¿Cómo ejemplificar el problema de liquidez?
Normalmente se produce cuando una empresa es pequeña y quiere crecer. En ese crecimiento es donde se originan los mayores problemas de liquidez, porque para crecer normalmente requiere más fondos, compra más inventarios, requiere dar más crédito y el proveedor exige el mismo tipo de pago.

En los momentos de crecimiento es cuando más problemas se observan, al punto que muchos empresarios dicen: 'cuando era pequeño tenía fondos en la cuenta bancaria y ahora que soy mediano ya no tengo fondos en la cuenta bancaria'.

¿Qué tan repetitivo es el problema de la liquidez en las empresas, si se analiza por la temporalidad: trimestral, semestral, anual…?
Es bastante repetitivo y común que en las empresas, ni siquiera mensual, diría que incluso a diario, se den estos problemas. Hay negocios que deben realizar pagos el viernes y no tienen los recursos, por lo que se ven obligados a ver a 'quién paga'.

Esa factura se va acumulando y acumulando, lo que genera un problema crítico semanal. Eso hace que las empresas tengan que acudir a sobregiros bancarios o créditos a corto plazo, para medio salir del bache. Pero muchas veces el crédito o el sobregiro son tan recurrentes que finalmente nunca salen.

¿Cómo analizan esta realidad los empresarios? ¿Qué tan conscientes están de esto?
Están plenamente conscientes. Incluso, los empresarios que no tienen formación financiera. Porque muchos se preguntan: 'si estoy comprando y estoy vendiendo, ¿dónde quedó la plata? A pesar de que el balance diga que se está generando utilidad'.

Es un tema que preocupa a los empresarios y, cuando se presentan los balances al fin de año, buscan mejorar la fotografía. Pero quien realmente manda en la empresa es la cuenta bancaria.

Ahora, si los empresarios reconocen dificultades en la liquidez, ¿cuáles son las herramientas para sobrellevar este inconveniente?
Lo que generalmente ha hecho el empresario es acudir al banco, para solicitar crédito o sobregiro. La otra alternativa es pedir al proveedor que difiera el pago, para hacerlo un poco más tarde.

A raíz de un estudio que hicimos hace seis años con este problema, en el nuevo libro que sacamos ('El Modelo de Gestión de Liquidez Centuria') se proponen herramientas de prevención, para este problema.

¿Cuáles son las cinco principales herramientas que todo empresario debe tener en cuenta?
La primera es hacer un buen diagnóstico de la liquidez empresarial, pero sin partir de los balances generales ni de los resultados, sino un análisis profundo de la cuenta bancaria.

¿Qué quiere decir? Se trata de ver cuánto ha ingresado y ha salido de la cuenta. Lo segundo es determinar cómo el empresario está dando crédito. Hay que preguntarse si el crédito que se otorga responde a una necesidad de liquidez o simplemente a 'vender por vender'.

Tercero, derivado de la cuenta por cobrar, identificar cómo mejorar la gestión de cobranzas y utilizar herramientas efectivas de cobro. La cuarta estrategia tiene que ver con el manejo de los inventarios y comprar exactamente lo necesario.

En quinto lugar es un monitoreo permanente de la liquidez. Este modelo se ha aplicado en unas 100 empresas en Latinoamérica y ha funcionado muy bien.


Experiencia profesional y docente

La formación. Maestría en Administración del TEC de Monterrey; Ingeniero comercial de la PUCE.

Consultor. Asesor gerencial y financiero en empresas de Ecuador, México, Perú y Chile.