Fabián Simbaña y Marina Guamán son parte de una asociación en Tumbaco, que vende hierbas medicinales orgánicas, horchata y más. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Fabián Simbaña y Marina Guamán son parte de una asociación en Tumbaco, que vende hierbas medicinales orgánicas, horchata y más. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 0

Las bebidas a base de plantas orgánicas son su negocio

9 de mayo de 2017 16:00

Las hierbas medicinales no solo curaron las enfermedades de un grupo de amigos y familiares sino que sirvieron de insumo para un negocio.

Así nació la Asociación de Cultivos Orgánicos Tumbaco (Asoprohuertum), conformada por 10 personas oriundas de esta parroquia rural de la capital.

Estos emprendedores se reunieron hace seis meses para elaborar un producto con valor agregado. Pero en realidad, su trabajo en la tierra comienza 20 años atrás.

En esa época ellos cultivaban la tierra, cosechaban y vendían sus productos en mercados y a personas que revendían sus productos a las grandes cadenas de supermercados, por lo que dijeron: ¿por qué no apostar por una marca propia?

Esta asociación investigó la forma de obtener un producto de las plantas y cómo venderlas al público de forma directa. Para ello, crearon la marca Allpa, que en quichua significa tierra.

Ellos, además, elaboraron bebidas como horchata, macerado, alcohol con las hierbas medicinales para ofrecer un producto rico y saludable, explica Marina Guamán, representante del grupo.

Las bebidas son preparadas con estas hierbas, que son cultivadas de forma orgánica y natural, por lo que esta asociación garantiza la entrega de un producto sano y libre de químicos.

Estos amigos y familiares de Asoprohuertum no recuerdan su primera inversión porque cuando levantaron sus cultivos aún estaba vigente el sucre, pese a esto, están contentos por los ingresos que han generado. Cada semana tienen una ganancia de USD 400, por la comercialización de sus plantas en el mercado de San Roque, en el Centro Histórico de Quito, y en diferentes sectores de esta parroquia del oriente de Quito.

Estos emprendedores, además, realizan recorridos con personas para que conozcan los beneficios de las plantas medicinales. “Es otra puerta que hemos abierto para que las personas sepan los beneficios de las hierbas”, señala Fabián Simbaña, otro integrante.
Para estos oriundos de Tumbaco, la capacitación es básica para el desarrollo de sus productos. Por ejemplo, ellos han tomado cursos con la Prefectura de Pichincha, en los que les enseñaron a elaborar abonos naturales. Además, se inscribieron en ConQuito para aprender innovación, calidad del producto.

Elsa Soto compra plantas medicinales en caso de enfermedades de su familia. Lo hace porque son productos más saludables y no tienen químicos. Ella, además, aprovecha para “dar una mano” a los productores locales de Tumbaco, sector en el que trabaja hace más de 20 años.

Los planes de esta agrupación no paran en este año. Por ejemplo, ellos planean adquirir maquinaria para deshidratar las hierbas y aumentar su vida. La idea es convertir sus plantas en infusiones.

“Tenemos varios proyectos pendiente, que se los realizará en los próximos meses”, asegura Guamán, quien cuenta que, además, cultivas hortalizas, vegetales y entregan a sus clientes.