placeholder
Una delegación de la  Universidad Estatal de Carolina del Norte visitó la semana pasada las empresas textileras Ponte Selva, Hilacril y Vicunha Ecuador. Foto: Cortesía / Yachay EP.

Una delegación de la Universidad Estatal de Carolina del Norte visitó la semana pasada las empresas textileras Ponte Selva, Hilacril y Vicunha Ecuador. Foto: Cortesía / Yachay EP.

El último ‘boom’ opacó otras prioridades

18 de octubre de 2015 15:05

Un ‘mea culpa’. Representantes del sector público y empresarios reconocen que es necesario hacer una autocrítica en los procesos para mejorar en áreas claves como competitividad, productividad e innovación.

A escala global, el país se ubica en posiciones intermedias en cuanto a competitividad e innovación. En el reporte del Foro Económico Mundial sobre competitividad, Ecuador se colocó en el puesto 76 entre 140 estados; y en el ranking de innovación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, se ubicó en el casillero 119, de un total de 141.

Estos listados dejan retos. Entre los planes se encuentra elevar el nivel de inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+I). René Ramírez, secretario Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, indica que en este momento el 0,74% del PIB se destina a innovación y que la meta es incrementar a 1,5% hasta el 2017. Además, indica que el sector privado invierte el 0,23% de sus ventas en I+D+I.

Ramírez asegura que Ecuador no podrá dar el salto cualitativo si el sector privado no apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación. “Si el sector privado no se articula, esto no prospera”.

El titular de la Senescyt reconoce que de parte del Estado también hay temas pendientes, como facilitar el acceso al capital. “Siempre digo que al capital lo llama el mismo capital, los recursos naturales y el talento humano. Ahora, apostamos por potenciar al talento humano”.
Los empresarios también aceptan que hay tareas. La bonanza de los precios altos
de petróleo y sus efectos en la economía nacional quedaron en el pasado y entre representantes del sector productivo consultados por LÍDERES, hay consenso en que se pudieron aprovechar mejor los favorables indicadores económicos.

Para el analista Luis Luna Osorio, los frecuentes cambios tributarios y laborales afectan al desempeño de las empresas y les impiden ser más competitivas. Él añade que las normas laborales, por ejemplo, impiden la contratación de personal temporal, lo que afecta a la productividad de una empresa. “El exceso de control estatal, que trata hasta de limitar sueldos de gerentes y ejecutivos, se convierte en un freno a la competitividad”.

En el XII Congreso Industrial del Ecuador, Eduardo Egas, a cargo del Ministerio de Industrias, también llamó la atención al sector privado. El funcionario dijo que la dolarización ha sido la fortaleza del país, pero que era necesario acompañar este sistema con más competitividad de parte de las empresas.

Charles Dávila, presidente del Directorio de la Asociación de Industriales Textiles del Ecuador (AITE), considera que en el sector textilero falta mejorar el diseño e innovar en temas puntuales, como el tejido en punto o el tejido plano.

Precisamente, con el objetivo de que tanto el sector público como la academia y la empresa privada trabajen en metas comunes, la semana pasada se firmó un acuerdo. La Empresa Pública Yachay EP, la AITE y la Universidad Estatal de Carolina del Norte ratificaron un convenio que implica tres aspectos: capacitación y certificación del talento humano; el fortalecimiento de los laboratorios de certificación; y el desarrollo de un centro de investigaciones textiles, con el soporte del Colegio de Textiles de Carolina del Norte, en la Ciudad del Conocimiento.

Para Ignacio Maldonado, gerente Nacional de Negocios de Diners Club, muchas veces las empresas se quedan tranquilas en los tiempos de bonanza y los mercados se vuelven cómodos.

Este ejecutivo comenta que generalmente las empresas reaccionan cuando llegan las crisis. “Eso pasó tras el ‘crack’ del 2009 en EE.UU. en el sector automotor, por ejemplo. Esta industria se afectó y fue el momento en que se presentaron innovaciones, como los vehículos eléctricos”. En Ecuador, este es el momento, según Maldonado en que se requiere una agenda seria de innovación.

Diners Club, por ejemplo, está por presentar una aplicación que reemplazará a la tarjeta de crédito plástica y que convierte el teléfono en un sistema de pago.



Las empresas se ponen a trabajar

La empresa cuencana de muebles Vitefama apostó por dos estrategias: la apertura de nuevos canales de distribución en el país e invertir en tecnología. El objetivo es incrementar un 28,6% la facturación y un 50% la producción. La empresa adquirió dos máquinas en USD 250 000.

En Lácteos. El Pinar, para mejorar la competitividad, adquirieron la línea de producción de leche condensada. Tiene una capacidad para envasar unas 1 000 latas por hora. Ya han comercializado 180 000 unidades de 397 gramos en grandes cadenas.

La firma Homero Ortega, que comercializa artículos en paja toquilla, tiene como estrategia el lanzamiento de nuevo modelos para competir. Cada mes presenta dos modelos de sombreros (tiene 600 diseños, en total) y uno de billeteras, carteras, bolsos, adornos, llaveros... que combinan la paja toquilla con el cuero y otros materiales.

17 empresas de Cuenca invierten en la capacitación de 70 estudiantes dentro del plan de formación dual en mecánica industrial y electricidad industrial. El objetivo es que estas personas se enrolen en las compañías y aporten con la innovación productiva.

Cerca de USD 10 millones destinó el Grupo Colineal a la expansión de su marca de muebles en el exterior. Esos recursos se emplearon principalmente para megatiendas en Panamá y Perú. Hace cuatro años abrió las dos primeras en Ciudad de Panamá y en Lima. Este año abrió una megatienda en el distrito limeño de Miraflores.

En empresas florícolas se registra este año un cambio de cultivos por otros más eficientes, como pimiento o frutas. En agricultura y floricultura se trabaja también para mejorar la eficiencia produciendo más rápido en ocho horas de trabajo, sin afectar al personal.

En los segmentos de maquillaje y cosméticos hay preferencia por la producción local a la hora de comprar insumos nacionales. También se registran recortes de personal en casos de negocios que solo se dedican a la venta.

La Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha acordó tratar de mantener el personal de las empresas socias, pero no habrá nuevas contrataciones en lo que resta del año.

Los socios de la Cámara establecieron una política de disminución de gastos y revisión de costos de producción. Otra estrategia que están aplicando es el uso de factoring (compra de facturas), para garantizar el flujo de dinero en las operaciones diarias de las empresas. También se alistan ferias para noviembre.



El valor agregado es vital para competir

El programa Ecuador compra Ecuador empezó en mayo de este año. Foto: Archivo /LÍDERES.

¿Qué diferencia tiene mi producto frente a los de la competencia? ¿Qué innovación estoy presentando? ¿Cómo ganar espacio en el mercado? Estas son algunas de las preguntas que los emprendedores y empresarios deben hacerse a la hora de lanzar un producto, según los especialistas en temas de negocios e innovación.

Canales de distribución como Supermaxi, Akí o Sukasa buscan los productos que respondan las preguntas planteadas. Un vocero de Corporación Favorita señala que muchas veces se encuentran con emprendedores y empresarios que ofrecen productos sin el suficiente valor agregado. A esos empresarios, añade esta fuente, les hace falta conocer cómo vender su producto. Esto incluye conocimientos en temas de marketing, planes de negocios, estrategia, etc.

Pensando en encontrar nuevos proveedores surgió este año el encuentro de negocios Ecuador compra Ecuador, impulsado por Corporación Favorita y el aval del Ministerio Coordinador de la Producción y la Alianza para el Emprendimiento (AEI). Desde mayo hasta la fecha se han cumplido 19 de estos encuentros y hasta diciembre, siete más.

Este espacio es un termómetro para medir la capacidad de propuesta de los empresarios locales. Las principales dificultades que se han detectado tienen que ver con el registro sanitario, el etiquetado de los envases, la calidad que buscan los canales de distribución, la asesoría, entre otros.

A esta especie de ruedas de negocios que se han cumplido en Quito, Ambato, Cuenca, Manta y Guayaquil han asistido 683 potenciales proveedores.

A la innovación le acompaña la productividad. Un documento que la Federación Nacional de Cámaras de Industrias de Ecuador entregó el mes pasado al Ministerio de Industrias indica que hay que mirar a “la iniciativa privada como ancla del desarrollo económico y social del país”.

El mismo gremio apunta que para mejorar la productividad hay que cumplir condiciones como viabilizar y facilitar inversiones; cambiar la política productiva basada en sustitución de importaciones, por otra que fortalezca ‘clusters’, cadenas de valor y desarrollo de proveedores con visión hacia la exportación; estabilidad tributaria; certidumbre normativa; dinamizar el capital de riesgo y del mercado bursátil, etc.

Wilson Araque, director del área de gestión de la Universidad Andina Simón Bolívar, añade que la capacitación permite desarrollar trabajo de calidad, reducción de la deserción y mejoras en los procesos productivos.


Otras innovaciones empresariales

La Empresa Pública Yachay EP, la Asociación de Industriales Textiles del Ecuador (AITE) y la Universidad Estatal de Carolina del Norte firmaron un convenio para capacitación y certificación del talento humano; fortalecimiento de los laboratorios de certificación; y el desarrollo de un centro de investigaciones textiles.

Diners Club desarrolló la aplicación Pay Club Móvil, que reemplaza a las tarjetas de crédito de plástico. Con el aplicativo, el teléfono móvil se convierte en un sistema de pago y permite al usuario pagar sin necesidad de entregar la información de la tarjeta al establecimiento comercial.

La firma de alimentos Pronaca presentó su nueva línea de bebidas nutritivas con la marca Liki que combina cereales como arroz, quinua, avena y cebad,a con néctar de frutas.

En tecnología, empresas como IBM ofrecen el servicio de la nube a sus clientes. Hasta hace unos tres años, la economía de escala favorecía a las grandes empresas en el acceso servicios en línea. Ahora, con los servicios ubicados en la nube, los costos son iguales para todas las empresas. Esta innovación nivela la cancha y cambia la forma de hacer negocios.
El sector camaronero ecuatoriano realiza estudios en genética en laboratorios instalados en la Península de Santa Elena. El objetivo es optimizar el crecimiento de las larvas y mejorar su resistencia ante enfermedades como el síndrome de mortalidad temprana.

El sector cacaotero prueba nuevas variedades de cacao híbrido, que incrementan el rendimiento de las cosechas, como lo hace la hacienda La Chola, en Guayas, donde se cultivan 700 ha de la variedad CCN51 de cacao.

El sector arrocero  desarrolla pruebas con equipos que permiten un envejecimiento más rápido del grano, cuyos resultados se verán en mejores indicadores de ventas. En la zona de Daule, la firma comercializadora de la marcha Súper Arroz utiliza silos y máquinas envejecedoras automatizados, que optimizan los tiempos.

El sector  bananero empezó a utilizar drones para el monitoreo de sus plantaciones y establecer las áreas que demandan más riego, o las que han cambiado de color, un síntoma de que pudieran estar afectadas por plagas. En la finca Guarumal, ubicada en la provincia de Los Ríos, se utilizan estas tecnologías desde al año pasado.

En el sector  cafetalero del país se promueve el cultivo del café arábigo, una variedad que alcanza hasta USD 30 la libra en los mercados internacionales.