placeholder
Lenin y Anderson Chacua están frente a Soracom, una empresa que se especializa en  elaborar cajas fuertes. Foto: Patricio Terán/ LÍDERES

Lenin y Anderson Chacua están frente a Soracom, una empresa que se especializa en elaborar cajas fuertes. Foto: Patricio Terán/ LÍDERES

Las cajas fuertes, el negocio de estos dos hermanos

16 de enero de 2017 12:43

Cajas fuertes, muebles y equipos blindados para entidades financieras y empresas. Esta es la carta de presentación de Soracom, un emprendimiento familiar que se dedica a la elaboración de estos artefactos.

La iniciativa surgió con la intención de cubrir un nuevo nicho de negocios en el segmento de cajas fuertes, indica Lenin Chacua, gerente propietario de la empresa.

El quiteño de 29 años cuenta que siempre tuvo la visión de tener una empresa propia. Al graduarse en Ingeniería en Telemática -área que brinda conocimientos en Telecomunicaciones e Informática- en la desaparecida Universidad Tecnológica América, consiguió su primer trabajo en una firma afín al negocio de las cajas fuertes.

Sus competencias estaban en el área de ventas: “me encargué de vender cajas fuertes en Quito”.

Sin embargo, la firma para la cual trabajaba quebró en el 2013, detalla Chacua. Durante unos meses, el quiteño empezó a ofrecer el servicio en mantenimiento de las cajas fuertes de manera independiente hasta que en ese mismo año decidió abrir su propio negocio: Soracom. Para esto, invirtió un capital inicial de USD 400.

Con el dinero adquirió las planchas blindadas para iniciar la elaboración de las cajas fuertes. Con la idea de aumentar su capacidad de producción, Chacua alquiló una planta de producción que se ubica actualmente en el sector de Marianitas, en Calderón, en el norte de Quito.
En este proceso, se sumó al proyecto Anderson Chacua, asistente administrativo de Soracom y hermano de Lenin.

Entre ambos contrataron a dos personas más para la elaboración de las cajas fuertes, muebles blindados como archiveros, sistemas de seguridad biométricos, separadores, vidrios blindados y otros artículos de seguridad interna.

La primera producción de Soracom, a escala industrial, se dio en el 2014. Elaboraron 14 archivadores cortafuegos; estos están elaborados con un material resistente al fuego. Además, son blindados.

Luego pasaron a la fabricación de las cajas de seguridad, su producto estrella.

Anderson Chacua cuenta que para fabricar las cajas de seguridad, utilizan las planchas metálicas blindadas. A estas se les da la forma, de acuerdo al tamaño o diseño del cliente; se aplica una capa gruesa de cemento y se la vuelve a revestir de placas metálicas.

El proceso de producción lleva de tres a cinco días, máximo; y en la planta los emprendedores cuidan que todos los detalles sean perfectos, dice Chacua.

Para esto adquirieron materiales como las planchas de acero, con certificaciones internacionales. Las compras se hacen con importadores locales.

Disaceros es una de los proveedores de Soracom. En esta distribuidora se vende materiales de construcción y acero. Diego Villegas, su propietario cuenta que los dueños de Soracom se acercaron a su local ubicado en el sector de Marianitas (Calderón), hace un año, para comprar planchas laminadas en caliente.

El material es el adecuado para la fabricación de las cajas fuertes. Esto porque es producido, calentado y presionado por medio de unos rodillos especiales industriales; lo que le da mayor flexibilidad al momento de manipular las planchas en el armado de las cajas fuertes, dice.
Por la calidad del producto y la buena relación comercial entre ambas firmas, ahora Soracom también adquiere tuberías y electrodos para la elaboración de cajas fuertes. Las compras se hacen cada dos meses, cuenta Villegas.

Cada 15 días, Soracom invierte USD 300 para la adquisición de la materia prima.
En cuanto a captación de clientes, el trabajo de ventas en Soracom inició puerta a puerta explica Lenin Chacua. El emprendedor detalla que armaron unas cajas de exhibición para visitar cooperativas de ahorro y crédito, entidades bancarias y empresas.

Hasta la fecha, la firma tiene un total de 25 clientes, de los cuales 18 están en el sector bancario. El resto son firmas de seguridad, comercio, entre otras.

La Cooperativa de Ahorro y Crédito San Francisco hace tres años adquiere cajas fuertes, puertas blindadas de bóvedas a Soracom. La entidad confió en la empresa quiteña por la seriedad de los emprendedores y la calidad del producto. Por eso adquieren cajas para todas sus agencias.

Nino Cando, asistente de Proveeduría de la Cooperativa, también indica que las cajas fuertes cumplen con los estándares y certificaciones que solicitan las autoridades competentes.
Otro cliente es la Cooperativa de Ahorro y Crédito Tulcán Ltda. Juan Carlos Rosero, supervisor de Seguridades Físicas, explica que a través de un concurso público contrataron los servicios de Soracom. Esta iniciativa fabricó, para la entidad financiera, cajas fuertes y muebles blindados. También, está a cargo de las capacitaciones y mantenimientos.

Para este año, Soracom tiene algunos proyectos en mente. El primero es crear puntos de venta directos en algunas ciudades del país, como en Ambato una de las ciudades en las que tienen mayor demanda de sus productos.

También, invertirá un aproximado de USD 50 000 para comprar maquinaria con la última tecnología; estas herramientas les permitirá mejorar su proceso de producción. Lenin Chacua cuenta que comprarán cortadoras y dobladoras de planchas metálicas.

Otra estrategia es abrir una sección de capacitación y mantenimiento para sus clientes; con esto el servicio será integral dice el representante de la firma.

Soracom, a la fecha, creó nueve plazas de trabajo directo, distribuidas en el área de ventas y producción. Igualmente quieren implementar una nueva área de producción en Quito. Para esto están revisando locaciones y sitios estratégicos.