Martha García y Paulo Morales están al frente de la administración de Mr. Pincho en Santo Domingo, Morales pertenece a la nueva generación que asumió las riendas de la marca. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Martha García y Paulo Morales están al frente de la administración de Mr. Pincho en Santo Domingo, Morales pertenece a la nueva generación que asumió las riendas de la marca. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Bolívar Velasco
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 21
No 3

La carne al carbón es la receta para sumar clientela

12 de diciembre de 2016 16:52

El término BBQ hace cinco años era poco común en los menús de la gastronomía de la Costa.
Pero en el 2011, en el local Mr. Pincho, de la familia Morales Guillén, los comensales ya sabían sobre las costillas asadas en salsa, porque este establecimiento se encargó de popularizar ese plato en la ciudad de Santo Domingo.

En las calles Abraham Calazacón y Río Toachi, donde funcionó el primer local de este establecimiento solo quedan recuerdos de la clientela que esperaba en las veredas para probar las costillas.

El área de 25 metros cuadrados y las tres únicas mesas no eran suficientes para atender a más de 15 personas al día. Sin embargo, la gente no dejaba de ir y eso impulsó a los dueños de Mr. Pincho para darse a conocer como una marca que impone su propio estilo en asados al carbón. Con esta idea la familia Morales Guillén se mantuvo en ese sitio hasta el 2012.

Al frente de la atención y la administración estaban cinco miembros de la familia, entre ellos Paulo Morales que para ese año había sido liquidado de una empresa de catering que daba servicios a una compañía petrolera, en el oriente ecuatoriano.

Morales asumió las riendas de Mr. Pincho ese mismo año y lo primero que hizo fue invertir USD 800 que había ahorrado de su desvinculación laboral.

Pensó en cambiarse de establecimiento y eso lo concretó en el 2013, cuando se mudaron a su actual espacio que tienen en la avenida Tsa’fiqui y Río Toachi.

Allí poco a poco incrementaron mobiliario y herramientas de trabajo para la atención y la cocción.

Actualmente cuentan con 15 mesas para clientes y el área del establecimiento ocupa 80 m2.
Morales recuerda que cambiarse de local fue una decisión dura, porque los clientes que lo acompañaron en el antiguo sitio no se enteraron de la mudanza.

La compensación vino con los nuevos comensales que poco a poco se familiarizaron con el concepto del menú único que Mr. Pincho impuso desde sus inicios.

Paulo Morales se graduó en el 2015 como ingeniero en hotelería y turismo. Sus prácticas académicas que las realizó en negocios de parrilladas de Santo Domingo, sumado a los seis meses de experiencia que tuvo en el servicio de catering le ayudaron a definir un estilo de menú variado para su negocio.

También a conseguir un equilibrio para el adobado de las carnes. Por ejemplo, se diseñó un estilo de hamburguesa al carbón preparada a la parrilla, es decir de una forma distinta a como se la elabora en una paila para frituras.

De esa experiencia también salieron las hamburguesas al estilo americano, la hawaiana, la tijuana, y la manaba, que se diferencia de las otras por incorporar el queso manabita como su ingrediente estrella, explica Alexandra Guillén.

Ella es madre de Paulo y por su experiencia de trabajo en McDonald’s, en Estados Unidos (en 1995), quiso que Mr. Pincho marque la diferencia.

“No es una copia de esa marca. Lo que hice fue perfeccionarme porque yo hacía hamburguesa en la familia, mucho antes de tener el negocio”, aclara.

Martha García, encargada del marketing y logística, señala que actualmente manejan un catálogo de 41 platos entre propios y corrientes, todos a base de carne de res, cerdo, pollo, bife de chorizo.

Agrega que la estrategia para mantener a los clientes es la calidad y el buen sabor.
Mr. Pincho también tiene una sucursal familiar en Lago Agrio.