placeholder
María José Sáez y Christian Cáceres idearon una línea de productos para que los niños tengan un espacio para jugar. Su meta es que desarrollen su creatividad y amor hacia el juego. Foto: Julio Estrella/LÍDERES

María José Sáez y Christian Cáceres idearon una línea de productos para que los niños tengan un espacio para jugar. Su meta es que desarrollen su creatividad y amor hacia el juego. Foto: Julio Estrella/LÍDERES

Las carpas para los niños son su modelo de negocio

3 de enero de 2017 11:34

Una carpa en forma de cohete a punto de despegar y otra con la insignia de la famosa ratona Minnie son parte de las creaciones de Bomboncito, un emprendimiento que nació de las manos de una pareja de esposos.

Sus nombres son Christian Cáceres y María José Sáez y juntos levantaron este negocio en noviembre del 2015. Pero, la idea surgió mucho antes tras el nacimiento de su hija Khaleesi.
“Quisimos elaborar cosas más pensadas para ella desde una silla hasta cosas que le ayuden a jugar y a desarrollar sus actividades de forma creativa”, dice Cáceres.

Hoy, la pareja elabora carpas y cabañas triangulares de tela, así como mesas de madera para personalizar y otros productos.

María José fue quien se encargó de investigar los productos que son indispensables para el desarrollo infantil. Es así como empezaron a elaborar este tipo de carpas para que su hija y otros niños fortalezcan su creatividad y exploración.

Según Cáceres, el objetivo es que los niños tengan un espacio y puedan ser independientes, sin ayuda de adultos. En este sitio, dice, podrán jugar con juguetes, con plastilina o pasar un tiempo ameno con sus amigos.

Los diseños de estos emprendedores son sencillos, pero cumplen con sus objetivos: que los niños se diviertan de forma diferente.

Sus sueños se consolidaron en diciembre de 2015, cuando esta pareja participó en una feria en el valle de Los Chillos. En este sitio mostraron sus productos. Les fue “de maravilla”. Vendieron todo.

Desde ese momento, la pareja de esposos no ha parado. Cáceres es ilustrador y se ha dedicado a crear nuevos productos para su portafolio de negocio.

Uno de los beneficios de los productos de Bomboncito fue que están pensados para todo tipo de hogar. Hoy en día hay familias que viven en departamentos pequeños, por lo que las carpas son elaboradas a la medida. “Desarrollamos productos que son para todos los gustos y espacios”.

Los precios de los productos no son un impedimento para que los padres y madres adquieran el producto, ya que son económicos.

El más barato es una mesa silla, que tiene las dos funciones y, además, el niño tiene la posibilidad de personalizarla con marcadores lavables. Su costo es de USD 35.

El cohete elaborado en tela estampada alcanza un costo de USD 60. Y las cabañas, que son más elaboradas, tienen un costo que oscila entre los USD 75 y 85 y más.

El desarrollo de estos productos es una parte importante para Sáez, ya que lo ve como un crecimiento personal y familiar. “Es hermoso ver cada creación, porque son hechas con la intención de brindar momentos mágicos para los niños y las familias”.

Estos emprendedores trabajan junto a otras personas, que les apoyan en la elaboración de sus productos. Son dos carpinteros y dos costureras, que realizan los productos con el mismo amor que ellos le ponen al producto.

Para la pareja crear y hacer los productos siempre es enriquecedor porque en el proceso jugar, y se dejan contagiar tal como lo haría un niño. Incluso, comentan con agrado que la inversión inicial fue de USD 1 200, que incluyó materiales, movilización y otros.

Actualmente, las ventas de los productos han sido positivas, ya que suman USD 1 500 al mes.
Su producto tiene acogida entre los compradores. Zuly Soria es madre de un pequeño niño y decidió comprarle este producto.

Según ella, las carpas le gustaron porque su hijo puede jugar y sentirse libre en su espacio. “Puede divertirse y desarrollar su parte creativa”, señala Soria, quien dice que es un producto que recomienda en estas festividades como un buen regalo para los pequeños.
Ahora en el 2017, estos emprendedores buscarán nuevas formas para vender sus productos en un local. Hoy lo hacen por medio de su página de Facebook, BomboncitoEc, donde están los detalles de los precios y fotos de estos creativos bomboncitos.